BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 8 de febrero de 2012

5974.- FRANCISCO SEGOVIA

Francisco Segovia es un poeta mexicano. Nació en la ciudad de México, Distrito Federal, en 1958. Estudió sólo hasta su bachillerato pues el Consejo Británico del King's College de Londres le otorgó una beca con el fin de que éste realizara un "Non-degree research studies" de estudiante de posgrado. En 1976 ganó una beca de poesía del concurso "Salvador Novo" del Centro Mexicano de Escritores. En 1992 ganó el concurso de beca de creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Ha impartido cátedras de literatura en diversas universidades y traducido al español muchos trabajos. Colaboró como lexicógrafo en la creación del Diccionario del español mexicano, realizado por el Colegio de México. Actualmente es investigador del Colegio de México.

Obras


Rellano (1998)
Retrato hablado (1996)
Abalorios y otras cuentas (1996)
El aire habitado (1995)
Fin de fiesta (1994)
Nao (1990)
Figuraciones (1990)
Conferencia de vampiros (1988)
Ocho notas (1986)
El error (1981)
Alquimia de la luz (1979)
Sin sombra (1979)
Dos extremos (1977)








Poema


No hubo un solo día en que la luz
no dejara en su frente un trance
un hechizo una señal de que era en él
donde la claridad había elegido
abrirse al que quisiera verla.


La claridad del día
en su lúcida extensión sin un reproche.
La de la noche en su espesura sin cascajo…


No hubo un solo día
en que la luz no lo eligiera…










D e g u a r d i a


(Nuevos fragmentos)




y nosotros los guardias
alimento de los tigres
—Rikaku




También en nosotros pesa la plomada
que va hundiendo al sol en el abismo de su peso
puntual como el punto que cae siempre
en el centro de su círculo.


Los hombros derrumbándose por dentro
mientras dura aún la guardia.










Esperamos sedientos que terminara el día
suplicando en silencio a lo más alto.
Pero en vano.


Tampoco la noche
asperjó en el cielo
sus gotas de agua.










¡Es tan poca la tierra! —dijo—.
Mis padres y sus padres rastrillaron
estas mismas lajas blancas
que seguimos venerando.


A todos los enterramos
echando polvo en su boca.
Pero a poco sobre sus tumbas
volvía a pasar el arado.


¡Es tan poca la tierra!














El viento arrasa nuestros párpados
y borra los senderos.
¿Cómo saber a dónde vamos?


Caminos de polvo.
Caminos del polvo.










Piedras desabridas
que castañetean loma abajo.


El viento recorre el espinazo torturado
de ese río de temporal
como un largo escalofrío.










A veces una sombra
camina con nosotros.
Los jóvenes se vuelven
queriendo sorprenderla
y se miran en silencio.
Los demás clavamos los ojos
frente a nuestros pasos.
El pudor es algo
que arraiga con los años.










Pueblos de adobe
hincados en el polvo.


Más que casas
tolvaneras desplomadas.


Desligando la argamasa de sus labios
alguien dice que en mixteco
hasta las nubes son polvo:


“Polvo de agua pero polvo”.


Ni siquiera un aguacero aliviaría
la sed que anida en el aire.














Fregamos con estropajo cada día
el abrevadero y los baldes
de caballos y de perros.
Que no metan las patas
al agua donde beben.
Que no aprendan como nosotros
a engordar las cabras con cicuta
y lavarse las manos en agua puerca.












¿Qué hace el aire
que a veces nos acerca
y a veces nos aleja
las montañas?


Ayer respirábamos en las playas de un valle
y hoy nos ahogamos en un cerco.












¿Hay algo más allá?
Tendemos el oído y aguardamos
cerrando los ojos.


No nos avergüenza
dormitar al paso del silencio
y entrar a ritmo en su inercia.
Hacemos lo que la araña
bamboleándose en sus hilos
hasta que cae su presa y los tensa.


El ojo duerme
pero el oído está de guardia.














Entrada la noche le echamos
un puño de tierra al fuego.


La oscuridad fue apagando
actos y palabras.
Nos puso a salvo para el sueño
y nos tumbamos a dormir …


Nos despertó el destello
de un limpio fogonazo.


El relámpago nos delataba apretujados
en un recodo de la noche :
aquí el pocillo de peltre
en las piedras de la lumbre
y más allá la sombra de dos hombres
bajo una misma frazada
la silueta de las mulas y sus ojos azorados
el chasquido y la hojarasca
que dejan los roedores al huir
cerniéndose en el aire …


Y sólo después
el amplio y hondo retumbo del trueno
que llenó el pecho de la noche …


—¿Truena en tiempo de secas?
—Quizá se nos fue volando el año
y ya tocan las aguas.
—O ya nos alcanzó
el año que entra …


Pero nada podía alegrarnos.
La noche cerró el refugio que nos daba …


















Luces a voleo y a la suerte …


¡Que alguien se haya imaginado
las estrellas en racimos!














—Los guijarros cantan en la orilla
pero más y mejor al fondo
donde no se oye …


—Ya verán cómo es amarga
la niebla al lado de los troncos
pero dulce sobre el agua …


—Cuando la serpiente beba
de la sangre del hombre
y el cielo grite tres veces …


Si no lleváramos despiertos tantos días
quizá creeríamos que todo es sueño.














Un pedrusco
—hirsuta flor de lava—
en esta orilla.


Pero en su tumbo también él
como un canto hará correr
un limpio arpegio sobre el agua.


¡Oh esperanza!
















Bajamos al pueblo.
Hileras de puertas y ventanas
entreabiertas al silencio.


No hay nadie.
Sólo ese susurro que se arrastra
alzando polvo en el empedrado.
















La miraron sin emoción
pero con la gula indistracta
de una partida de orcas
que cazan toda una ballena
por devorar sólo su lengua.
















El incendio nos legó estas ruinas.
¿Cómo recibirlas sin quemarnos?


Nuestra tristeza antaño circunspecta
aspira el humo amargo de las ascuas.
Y tose.
Tose.














Mascamos tierra y tenemos
los ojos llenos de polvo.
Negras costras en vez de uñas.


No salimos a la luz
ni recorremos sus plazas.
Sólo de noche rondamos
sin saber si alguna vez
vendrá el día en que el día vuelva
a tolerarnos en sus toldos.


Vagamos como espectros
en el ghetto de la noche
y sólo a veces nos cruzamos
con las mismas sombras que hace tiempo
nos enterraron vivos.