BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 7 de febrero de 2012

5962.- NELI CÓRDOVA NELI



Neli Córdova Neli (Ecuador)
Escritora, crítica, académica, educadora, gestora y activista cultural. Ha ejercido la Cátedra de Letras y de materias superiores especializadas afines, en algunas universidades. Ha representado al Ecuador en casi todos los países de Latinoamérica, Puerto Rico; invitada a congresos, festivales, encuentros internacionales y nacionales de Literatura, Cultura y Poesía.
Parte de su creación poética integra antologías de autores hispanoamericanos, ecuatorianos y de Europa. Poemas de su autoría han sido traducidos al alemán, inglés, portugués y Kichwa. Presidenta de la Sociedad Ecuatoriana de Escritores SEDE (2001 - 2003).

Obra poética: Cinco regresos y un siempre, 1980; Estatuas Fugitivas, 1988; Origen (en español y kichwa) dos ediciones, 1993 y 1995 (5.000 ejemplares); Abismos en los ojos de eva, 1998; Penúltimo laberinto, 2007; Lengua profana, 2008; La encarnada, 2009; El fruto del llano azul, literatura infanto-juvenil (premiada) edición 40.000 ejemplares, Ecuador 1989.



(De Abismos en los ojos de eva, enero 1998)




1


ojos nieve


puedo ver en tus ojos nieve
nieve profunda


nieve del altiplano que en este abismo mío cab


nieve afilada que forma cordilleras
bajo mi gen y aroma de mestiza
nieve
nieve profunda
en escalada vuelo crucial de andinista
sin refugio
en el coma de los siglos
nieve andina
se requiebra a iris luna


oye


vayámonos al norte
hallaremos el risco de nieves errantes


en ritual tú cóndor
yo águila
y el Ande ojo de fuego y leche


raíz de noche y día










2


hasta la última molécula
y el mar
abriéndonos caminos en la carne
certeros en nosotros cohabitando de ojo a talón los siglos








3


Almanta


la fecunda anciana inacabable
a sí misma se parió de fuegos da de lactar sin pausa
a malignos y a sacros


y chorrea la vida


de infinitos y guerra se levanta con osamenta viva
chispea ojo de eternidad


le ordenaron botar por sus oídos espesores hirvientes
creación gozos y genital transmutan


Almanta nos cubre de amatistas el milagro
se reparte en frutales redime


metal de tu metal progenitora lúcida
no condena a lobos que fueron arrojados del camino


los silba la mundana los vuelve a su jauría les da críos
les perfuma la garra y amamanta
como a ibis cocodrilos y a malvas


de la fruta caída no hay hijo malnacido


a la perdiz al buitre en primavera al lirio
al sándalo a la víbora los dio a luz la mundana








4


errante


lo besé con mi memoria
me resbalé royendo el alfabeto de las minas
para que ellas me digan qué son y para qué las catacumbas


ellas
las tentaciones de los vivos me mostraron las llaves
de quienes nos olvidan








II


voy traduciendo pasos en transformación de insectos
veo a la carcelera tras mi ventana del recuerdo tísica
se empluma de basura y de dolores


me dejaron llamarla desde el silencio dije
una deuda de ajenos es la vida


a quién le gusta ser
melancolía emparedar a muertos
o a vivos








III


nadie me oyó ni yo misma me oí


vi a la carcelera en otra celda a un juez
juzgándose a sí mismo


emanación de mundo en la ventana
el juez un nubarrón ella una cicatriz era yo un ave










5


profetas
profecías
la bestia
la inicial
el candelabro
toda profundidad tiene placenta de soledad


ley tormenta del mar
el niño afuera mientras mis ojos se entiesan en la tarde


es libre quien se muere más libre es quien no nace
más feto es quien nunca ha de ser libre










II


recién nacido el tiempo se hace viejo recién nacido el niño
se hace antiguo
frescura caricia gloria expiran ante ojo del espía


en la primera vez en la penúltima el amor echó flor
el vello fue cortado cerca a pubis








III


el talador se irá con ese árbol


feliz


donde en sus alas los niños fueron aves


muerte sin libertad alumbramiento










(De La encarnada, agosto 2009)




1


añejar besos entibiar rosas trigos mares
nos pertenece ‒ nada
ni altares dentro del cuerpo
encantado pedestal luz diamante
coloración mágica de piel
ni el recuerdo


busca el verdugo nuestro cuello como si aún
estuviéramos colgados
en viejas rocas en secos árboles










2


pierden su tiempo entierran sus lunas
admirando por siempre a monumentos
que ni se miran entre sí para sus sienes no hay
otros bellos seres que sus ídolos


en este suelo quienes echan espuma
no saben quiénes son entre nieve y ternura de sombra
han regresado de ciénagas a castillos de mundo
con acusadora mirada














3


van por ranura blanca hacia quien esconde sus brazos


no acogen a niña inválida


junto a onírico balcón lianas goteado azul


un fantástico


unas y otras un roedor


y otras fantásticas y otras roedoras


dan señales


que a submundo hemos caído


esperándonos nadie










4


durante la gira acampamos en última flor
besar epitafios de luz reconociéndonos no vueltos
a la vida
por playas y acantilados de la carne
o por membrana incógnita del ser
sueños sin edad
sin estrella fugaz la idea vuelve a sangrar
nómada que anda descalzo
sobre clavos
riza su rizo
en arcoiris
clavado en aventuras
junto a soledad en otra soledad








5


dulces caras se han cambiado de cara
cuando el mar se parte en cadáveres
seduce a rastrear nostalgias volver a vivir repartiendo espuma


lagrimar poesía en puñado de recuerdos
gruesos anillos de luz con palabras de sangre


sin regreso el único suspiro








6


a cada paso
un circo
uvas muñecos
comeybebe
baila una ciudad poeta
muge la vida
cortejan a todo mundo
estrellas
cambalaches
címbalo
catarata de besos
abrazan
madreselvas sueño
espíritus
que no beben llanto








7


donde empieza y termina el verbo
solemne oración el mar


cómo saber cuál esfera es la nada
qué reloj marca el minuto de pensar y no entender


por decreto infinito pincel redondeó la carne


cabezas picoteadas por águilas inventan inmensa puerta
casa soledad para la encarnada la que regresa
la que respira aún fruta vana la única sin nombre


perenne sin perdición tiene estrías guardadas


en estío












(De Lengua profana, agosto 2008)




1


profanas lenguas


palabras en completa mudez
sonido sin sonido brasa y nieve


tras negrísima piedra


una copa de árbol dice adiós a mi entraña
una mano trayéndome
desde un fondo de ojo a la ciudad


la vida se me aparece


de agua en agua tu ausencia
de sequía en sequía mi cuerpo


no aguaceras










2


aún soy esta ciudad
aprendiendo pininos baños en jerez paseos de amante
dentro y fuera de la piel


de eclipse en eclipse construido el rayo


primer día esplendor en tierra equinoccial
altísima autoestima deambula centellea
benéfico mar ilusiones


sale del socavón la noche


pedrones pedradas domestican al gentío
fantasmas


lengua de muertos endiosando a vivos










3


donde cayó el cuchillo palabras
río turbulencia genocidio
sílabas sintagmas mundos letras se dan muerte entre sí


lenguas por todo velamen poesía
creciéndome
decreciéndome ruinas que fueron ojos me devoran


salen raíces por cada sexo del mar
me regresan al principio
mi cuerpo es selva habito en ella


granos de mi sangre circulan por extraño silencio










4


impasible cabeza despacito da sus primeros pasos
al vernos abatida retrocede








5


sus pasos llegan a mi ser
alocándose
entre cielos e infiernos
el mar mi sed un miedo desprendía


estrella negra celándome
ojeándome
interpone su cuerpo
evidencia su poder sobre la carne


todo es corpus mortal mortum


una palmada fría quebrándome la palabra










(De Estatuas fugitivas, 1988)






1


anochecí diez veces este día
a media curvatura un rayo me partió
aquella espera larga larga espera
mientras olía tu huella
en mi abultada carne extendida tras mi cáscara










2


instante
es nuevamente tu cuerpo entre mis manos
la manzana de adán
la tierra prometida en puñado
de apariciones


por la vida y por la muerte
beso el continente descubierto en tus espacios
por la muerte ypor la vida
transito por ondulaciones que resuellan
mientras de mis fuentes se resbalan
peces
que te bebes tentado
por ese término
que azulea








(De Penúltimo laberinto, mayo 2007)




XXIII


esta obsesión por tenerte adherido a mi carne
me exhuma entre duendes lascivos