BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 30 de enero de 2012

5891.- MARTÍN GRINBERG FAIGÓN




Martín Grinberg Faigón (Barcelona, España, 1990) es estudiante del grado de Estudios Literarios en la Universitat de Barcelona. Desde muy temprana edad lleva a cabo sus ejercicios de escritura. Ha participado en diversos talleres literarios como Escritores ante su oficio, dirigido por Leonardo Valencia en la Escola d’Escriptura Ateneu Barcelonès o el Taller de Lectura de Poesía Francisco Urondo, dirigido por Juan Gelman desde la Universidad de San Martín. Ha colaborado con la incipiente revista digital de literatura Evohé. Actualmente, se encuentra elaborando su primer poemario, “Manos”, aún inédito.
Martín Grinberg Faigón









1


La poesía no es un camino.
La vida tampoco.


Yo no sé si hay algo
detrás de la bruma
por nacer.


Yo mismo estoy yendo
detrás de la bruma
por nacer.










2






Pero nace:


con y sin espejos
y memoria
y el mar a veces
con y sin poemas
y luz
y sombra.


A Mariana










duerme
tu árida tierra piel baldía
duerme mientras tiemblan
cometas ahí abajo
mientras lloran como astros
como niños
Niña, ramita cortada,
clavada aún, cantando, creciendo aún
como astros que respiran
casi a la orilla
de tu aliento bálsamo
sueñándose
balsa del sueño
como lunares bajo el cielo intemperie
de tu espalda.










Salir del poema,
de ti.
Queda un lugar
de no haber estado.










Quién reside en la palabra, Mariana, que te nombra.


Quién habita en el ocaso de los signos,


en tu seno estéril, Memoria,


la palabra de tu vientre.


Quién reside en la palabra que te nombra, palabra,


quién nace en el nacimiento de tu sombra perpetua.










el presagio aparece
en el centro preciso
un sólo instante






un sólo instante
hierve el resquicio
la luz completa






el presagio inmóvil
indeleble
fragua el vacío






en el centro preciso
materia de luz
mentida






















la dicha del día
que ahora
se está yendo






¿será memoria
después?






¿qué sabor tendrá
la luz
esta tibia memoria
que no ha nacido
todavía?






Porfías, desvalido, los límites.
El dintel de una puerta obstinada.
Tientas
su velo hierático,
su grave silencio, su rostro impasible.
Qué hallarías, acaso.
¿Tras ella un dios?
¿amanecer de la memoria
redimida?
¿desnudez, inmóvil presagio,
dulce latir de la luz, amor
de su piel amanecida?
Si pudieses abrirla, acaso
para qué.
Es esto que buscabas.
Tumultoso silencio.
Puerta, roída luz,
transparencia opaca.
Éste es tu hallazgo.
Celébralo, si puedes.










1






Mis pies desnudos
pisan su luz sobre la luz
de la sombra a su paso.
Hollan
un cero profundo
en su incierto dual.










2






Mis pies son los cabos
del uno atado
consigo mismo.






Encontrar el gesto
de no hacerlo
el signo primitivo
y verdadero
el puro cielo
sin marco
el puro amor
sin pena.










El ocho nació, como un árbol, de un infinito.


Como un infinito: de pie sobre la tierra.


El ocho en sus dos edades, como las noches de la luna.








http://www.laotrarevista.com/2010/09/martin-grinberg-faigon/