BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 19 de enero de 2012

5832.- SALIMA SALIH



Salima Salih es natural de Irak y nació en 1942 en la ciudad de Mosul. Ella estudió Ciencias Jurídicas en la Universidad de Bagdad y Artes Gráficas y Diseño en el Instituto de Bellas Artes de la misma ciudad. En Leipzig (Alemania) estudió Periodismo. Ella salió exiliada de Irak y reside en Alemania desde 1978. A partir de 1983 fijó su residencia en Berlín. En 1986 obtuvo un doctorado con la tesis intitulada “Tendencias actuales en el desarrollo de los medios de comunicación masiva”. Salima Salih está casada con el escritor Fadhil a-Azzawi.
Salima Salih escribe poesía y narración y ejerce el periodismo. Al mismo tiempo, ha realizado varias exposiciones como diseñadora y artista gráfica (1969 en Bagdad; 2000, 2002 y 2004 en Berlín). Ella ha traducido al árabe iraquí obras de autoras de lengua alemana como Christa Wolf, Ingeborg Bachmann, Angela Grünert. Los poemas aquí traducidos al castellano han sido escritos, así lo ha mencionado la autora, directamente en alemán.
Entre las publicaciones de Salima Salih cabe mencionar: “La búsqueda del Khalandak” (Relatos. Beirut 2006), “Oblivion” (CD-Literatura: Relatos y Poemas. Berlín 2005), “Sublevación” (Novela: Beirut 1975, Damasco 1999), “El árbol del perdón” (Relatos, Damasco 1995), “La flor del Profeta” (Memorias, Damasco 1994), “Metamorfosis” (Relatos, Damasco 1974), “Simplemente porque eres tú un Ser Humano” (Relatos, Bagdad 1963), “En el centro de la vida” (Relatos, Mosul 1961). Diversas colaboraciones suyas se encuentran, además, en las revistas “Al-Ightirab Al-Adabi” y “Al-Mada” (1995-2003). Sobre su obra se ha escrito, por ejemplo, en la hoja online “Banipal”. Magazine of Modern Arab Literatur (www.banipal.co.uk).









Oblivion


Yo he olvidado mi rostro,
he negado mi propio reflejo
y no recuerdo a las paredes de color
que cual palmas de mano dieran
calor y protección a mi nacimiento.


Yo me he extraviado
en el camino hacia mi hogar
y ahora, frente a mí, un nuevo Yo
que en nada se me parece,
que me es desobediente,
que ni me sigue ni elogia
a la ya existente y conocida
imagen de los espejos.


El viejo Yo todavía parpadea
y es luz que titila y se pierde
en el hoyo central del olvido;
el nuevo es enérgico y acaba,
con todo lo que en mí
de este y del otro pasado quedara.














La tercera mirada


La puerta retiró sus hombros
y me permitió vertir miradas
hacia fuera y hacia el horizonte.


La mirada prima
se topó con un niño alegre
que lúdico me venía al encuentro.


La mirada secunda
divisó a un monstruo gigante
dispuesto para atacarme.


La mirada tertia
me acercó, de súbito, al Yo
que me aguardaba en la lejanía.












Patria


He ahí la ansiada Patria
que por fin se nos devuelve
y que nos enorgullece
por sus codiciadas riquezas.


Ella otorga a los muertos
un paño limpio y digno.


Ella brinda a las madres la certeza
de poder agotar sus llantos
antes de caer en un sueño
calmo, largo y profundo.














Eva


La Madre primigenia
despertó un día
y vio a sus dos hijos peleando:


El mayor ultimaba al menor.
Y ella miró al asesino
y ella contempló a la víctima.


Desde entonces aceptó Eva
su destino de mujer y paridora:


A nuevas criaturas ella alumbraría
y éstas, como antes aquéllas,
una a una y entrambas se matarían.












La muerte y sus números


Detrás de mi puerta oigo
pasos marciales por el corredor
y el crujir de las cremalleras.
Mi hijo, en silencio y con cuidado,
se prepara para salir
y mi hija se esconde en su refugio.
En uno de los cuartos
impactan los cohetes;
afuera zumba la moscarda
fétida, penetrante y ensordecedora.
Yo he perdido la cuenta
sobre cuántas y cuántos iraquíes
dejaron sus vidas bajo techo
-propio o ajeno-,
o sobre la anónima calle.
Y porque yo ahora estoy tan fatigada
y porque yo ahora no pretendo levantarme,
me digo y me repito:
Esto ya se ha hecho rutina
y no vale la pena exaltarse.
Mañana tendremos cohetes,
mañana tendremos explosiones,
mañana tendremos muerte y moscarda.




CD-Literatur. Berlin 2005“. La traducción del alemán al castellano
ha sido hecha por Víctor Bueno Román que es poeta, crítico, ensayista
y traductor peruano residente en Berlín.
http://www.webislam.com/poesia/37021-poemas_de_salima_salih.html