BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 14 de diciembre de 2011

5558.- PHILIP GROSS


Philip Gross (Cornualles, R.U., 1952) Poeta, novelista, dramaturgo y docente. Entre otras distinciones le fue otorgado el premio T.S. Eliot por el volumen de poemas The Water Table (2009).
El profesor de escritura creativa y poeta inglés Philip Gross es el último ganador del premio de poesía TS Eliot 2009 por su colección de poemas ´The Water Table´. El premio, que lleva el nombre del famoso autor de ´Los Cuatro Cuartetos´, según informaron sus organizadores. El jurado afirmó que ´The Water Table´ fue distinguido porque no se trata de una simple recopilación de poemas sino por su coherencia como libro.








Yo soy el hijo del Duque de Ninguna Parte.
Ninguna parte fue mi hogar. El primer sonido que recuerdo

fue el de máquinas serruchando vapor, el ruido sordo
y el agudo chirrido de los vagones cargados de pesados golpes

empujados con crueldad de vía en vía. Cuando me alzaron al borde de la ventana
observé la primera imagen de nuestro exilio

mientras pensaba: aquí, yo,
mirando… Allí los trenes perdiéndose en la distancia…










Él vivía de incognito.
Sin embargo: su secreto no corría peligro conmigo.

Yo era el heredero solitario de todas las cosas
que él nunca mencionó. Yo adiviné

de su melancólica depresión, de sus días de completo silencio
que la herencia debía ser vasta. Las propiedades perdidas

crecieron en su vastedad, semana a semana,
luego mes a mes, el se fue y se quedó.










Más allá de los techos, más allá del muro del puerto
había grúas, luego el borde del mundo.

En un día claro yo podía ver las grises fragatas
treparlo y deslizarse sobre ese límite. Una noche desperté

al canto en las calles que súbitamente se empequeñeció
cuando todas las bocinas de los barcos de la flota de guerra

emitieron sus roncos sonidos, repentinamente,
anunciando su llegada al Hogar… como si tal lugar

pudiera existir, sobre el horizonte, en cualquier sitio.




ESTEBAN MOORE
http://alpialdelapalabra.blogspot.com/