BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 14 de diciembre de 2011

5539.- EDUARDO HURTADO



Eduardo Hurtado (MÉXICO, DF, 1950), poeta, ensayista y editor mexicano. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Ha conjugado su labor en diversas editoriales con la escritura de libros y colaboraciones en distintos periódicos nacionales. Entre otros cargos, ha sido jefe de medios en Canal 11 y director de la Casa del Poeta "Ramón López Velarde".
Actualmente es representante de México en el Consejo Artístico de la Casa de los Poetas de Sevilla, España.

Bibliografía Poética:
La gran trampa del tiempo, 1974;
Ludibrios y nostalgias, 1978;
Donde conservan los amigos (colectivo), 1985;
Rastro del desmemoriado, 1985.
Ciudad sin puertas (1991)
Puntos de mira (1997)
Sol de nadie (2001)
Las diez mil cosas (2004)
Bajo esta luz y aquí (2007)
Bagatelas (2008)
Casi Nada (Fondo de Cultura Económica, 2011)











SELECCIÓN DE POEMAS


CANCION PARA UN INSOMNE

a Xavier Villaurrutia

PAJARO y corazón
hoja sin rama
sucumbiendo a un otoño
luminoso
(¿cómo fijar
en dónde
un íntimo estertor
una memoria?
si nunca se alzó espejo
ni muro que no fuera
sino el sinuoso espacio
de su vértigo:
su voluptuosa sombra)
Avido corazón
pardo latido
escindido de todo
desprendido de nada
precariamente alado
-por carecer derrama









TOPOS

CADA TOPO cava su propio túnel
Por caminos diversos
miles de topos viajan
tras un solo rizoma suculento
Como breves cometas
sin saberlo se cruzan
en un oscuro cielo subterráneo
No ven trampa que pueda detenerlos
en su jornada ciega y caprichosa
¡Qué admirable bregar destinado!









AUSENTE

¿PERO es verdad, ausente, tanta dicha?
Nunca fuiste más real
ni menos próxima
Ya no cruzas el hilo de mis nervios
como una temblorosa equilibrista
Fue un mal sueño tu estúpida fachada
de cosméticos
Lejos al fin, ventruda,
plumero, buscabullas
Otra vez el perfecto placer de imaginarte

La sirena en el espejo, 1990











Ciclo

De marzo el júbilo
y la flor.
De junio el sol y el agua.
De octubre la hojarasca.
En febrero la nieve liquidada
y las hojas deshechas
y un ocioso candor.
Del mar,
la espuma.
Del sol,
este último vapor sobre la playa.
De todo,
nada.









El deseo, el mar

1.

Un mar inolvidable…
¿Pero quién se conforma
con recordar el mar?

2.
Al mar volvemos
a constatar
que no es el mismo.



3.

Un polvo somos,
un rastro
imperceptible
que dejamos.
Amo esta playa,
su oficio irreprochable
—y por las tardes vuelvo
a constatar sus últimas mudanzas.