BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 4 de diciembre de 2011

5466.- FREDDY ARAQUE

FREDDY ARAQUE
Nació en San Cristóbal (Venezuela), el 16 de enero de 1957. Participa como colaborador de las páginas literarias del Diario La Nación, dirigidas por Pedro Pablo Paredes.
Ha realizado breves pasantías por el teatro y el cine. En la actualidad prepara una novela donde el motivo taurino sirve de pretexto de otros ámbitos literarios.
En su obra percibimos el sabor a vino, el reflejo de luces rojas: puertas oscurecidas por el humo de las tabernas, la gracia de una "piel guardamisterios" persistiendo hasta hacerse ambrosía animal, terrestre, estación de calma, luna agorera, voluntad para el reencuentro, estancia rodeada de flores, pájaros, frutas que sin temor Freddy Araque ha sabido vaciar en las primeras páginas de la recopilación de "Poesía Contemporánea Tachirense", publicada por la Biblioteca de Autores y Temas Tachirenses (BATT, vol. 118):


Una guitarra, naufragio
de la última taberna,
mas esta gordísima luna que acompaña
festiva, nuestras sombras.



Con este cuarteto de versos comienza dicha producción que representa una muestra de la poesía de finales de siglo XX, realizada en el Táchira. Freddy Araque inaugura este documento lírico e histórico que se convierte en texto obligado de cualquier investigador de la poética regional, de la última generación de poetas que cierran un ciclo más de vida cultural; la llamada generación del 80, según Ramón J. Velásquez. Araque tiene el privilegio de abrirnos un palimpsesto de recónditas sensaciones urbanas: la ciudad, la vida nocturna, el sexo loco que se vende con lujuria en las avenidas, el vino que despierta pasiones y la noche como única sustancia que purifica el alma del poeta. De barba episcopal, con aspecto de aventurero, de quijotesco andar, Freddy Araque nació en San Cristóbal el 16 de enero de 1957. Participó como colaborador en las páginas literarias de Diario La Nación, dirigidas por Pedro Pablo Paredes. Ha realizado breves pasantías por el teatro, no obstante es a través de la poesía donde Freddy derrama a diario ese líquido de soledad y derroche de vivir, lo que vive cotidianamente cuando se esmera en encontrar el pan de cada día o el poema de todos los momentos. Esa peculiar fisonomía de filibustero, lo hace incluso más enigmático, pues desde el fondo de su ser debe partir, como en cualquier artista, esa rabia despiadada contra un sistema que no le ofrece mayores oportunidades. Desde allí, desde su íntimo secreto, nace también la madurez espiritual para enfrentar el mundo que le rodea. Y esa madurez, y esa actitud ante la adversidad se plasma en la palabra, en la imagen bien lograda, en el poema escrito con sencillez y sin embargo, con profundo conocimiento del leguaje convocado para exteriorizar su mensaje interior. Suelo encontrar a Freddy Araque en cualquier mesa de "La Boheme", del Centro Cívico de esta ciudad… Y en cualquiera de las circunstancias, suele entregarme lo último que quizás haya escrito, un momento antes de mi llegada. Así es la vida de este hacedor de fábulas, tan recurrentes como los versos de Li-Po. No se percibe en la poesía de Freddy Araque, un manifiesto social en donde la base de su discurso tenga alguna dirección definitiva; por el contrario su tema es variado, pero ante todo exalta esos detalles que a veces se nos escapa de nuestra atención y que son tan importantes como la vida misma; detalles como lo efímero, la plenitud de lo inédito: lo que pensamos cuando estamos solos, cuando "nada te dice/ nada te sorprende" y dejamos la botella vacía de vino en una piel guardamisterios … porque nos espera la realidad, el trabajo, el compromiso con la sociedad, con el amor o el compromiso con la voluntad de existir, de sobrevivir no importa cómo, lo importante es vivir y Freddy Araque es nuestro mejor ejemplo.





Una guitarra, naufragio
de la última taberna,
más esta gordísima luna que acompaña,
festiva, nuestras sombras.
No caben veleidades de ícaro
a deshora por este vecindario;
Pero es que a tal suerte de hurgar
hacia tu cielo…¿de verdad, quién escapa?
Tal vez la botella vacía de vino,
El mercado a domicilio de las flores
o los recurrentes versos de Li-Po,
Aquí, en este equinoccio de lo efímero.








Si por estación propicia
de abrupto regresas mañana
con inédito goce de luz
fecundante de rocío
aún bajo sepiado de rescoldos…
Mi plenitud que es la tuya
¡Te convida!










Macerada fruta
de la estación de la ambrosía
de tu piel guardamisterios
ojos habladores
De ti profundamente de ti
están hechos mis antojos
de pájaro saltarín entre las flores
Loco silbador loco














Piel adentro o piel afuera
Si una extraña quietud
Como si ya la hubieses vivido antes
Nada te dice
Nada te sorprenda.
¡Heme aquí entre las flores!
Nada más entre las flores
de felicidad muerto.




PRÓLOGO
Semilla y Son —convite de palabras en crónica cotidiana del transcurriry el azar— es irreverente escritura que, no eludiendo tópicossentimentales de ‘negación y constante búsqueda’ instaurados por lademagogia del amor, en praxis lúdica, personajes y tramas, humor ysencillez, junto a la sonoridad del lenguaje, imbrica sus códigos parapostular al texto distintas formas del signifi car poético… Ejemplo yrefl ejo de ello —conjunción de lirismo-narrativo—: la voz ardiente delamor que en Fulana Bella muerte, trascendencia y erotismo, manifi estanante la contingencia del vivir…; de igual modo, esa impronta deironía y desenfado, ‘puesta en escena’ en Fábula de Amor, alcanza sumayor metamorfosis en Semilla y Son —texto homónimo del poemarioy su parte dos—, donde el eterno femenino que aún subyace comoleitmotiv, sin concesión ninguna, hace aquí contrapunteo con un ricoimaginario social en movimiento.Abrevadero de recuerdos, colores, texturas, olores, sabores, ternuras,caricias —y un dejo existencial— en ese cantar de eterna tradiciónelegíaca y de amor cortés, aunque nada cortesano, por lo demás,sino más bien infi el a las recetas, en esta sempiterna República de laPoesía donde la mimesis y el poder sus asuntos esgrimen todavía .No cabe dejar pasar ninguna de las cuentas de Semilla y Son queen este rosario de divinos y profanos versos, la voz del poeta FreddyAraque, ha insertado a las consagradas páginas de la contemporáneapoesía tachirense.Fidel BelandriaSan Cristóbal, 04 de Noviembre, 2011



Diamantes en el cielo
subyugante oscuridad
tu cabellera
felino en ascuas
desovillando
la jungla del deseo
un botón de rosa
de tus labios quiero libar
y en ausencia del guacharaquero
errabundos con su nota pesarada
de caja transparente y acordeón
dos juglares vallenatos
de Alejo Durán álgido amor invocan
mientras tus pies
tus caderas
tus manos
tu sonrisa
desgranan alegría ante nosotros
tres tristes tigres
encaramados
al sentimiento devorador de la noche
¡ay, hooombe!









LA BOHEME

Para mamá
otra copa de jerez…

¡y un Peach Melba
para ti!

además

quiero revelarte
un gran secreto

¡Tu mami es la mujer
más linda del mundo!

pero por favor

nunca digas nada
delante de papá

¿O.k., nena?









PARADISE

Los ronquidos de Dios
vuelan armoniosamente
por todo el paraíso

en el árbol prohibido
la serpiente ingenua
cuida las manzanas

Bajo rayos de sol y sombra verde
la tersa piel de los lirios
desnuda te refl eja

No temas
antes que El despierte
abrázame y bésame…

¡Bésame
con todos los besos
de tu boca!









SUGAR BLUES

¿Cómo calmar esta sed
de nosédóndenicuándo

si el viento que prodiga su dulzura
en besar todas las formas

esquiva mi corazón desnudo
—el misterio de tus OjOs aumenta—

y yo tan fl aco de razones
cada vez más necesitado de amarte?








RETRATO

Esta mujer
trazo Modigliani
casi evanescente

no la arranqué
de almidonados sueños
ni de pensamientos tristes
de la fi losofía del fracaso

Esta mujer
vestida de presagio
pálida majestuosa

sólo ella
me hace confi ar
en mis sentidos

La soledad
puesta
en el olvido

Esta mujer
tan flaca
e ignorada por el aire

cual cometa extraviado
—pienso jubiloso—
llegó para enredarse entre mis cuerdas









ROEDORES

Desde el fondo
de una botella de vino
el cielo me tentó a desnudarlo

llené
de ejecuciones
la noche

Satisfecho en el Averno
Rimbaud
brindaba conmigo

¡Oh dulce tristeza!
zapatos empapados
tras la lluvia

¿Quién roe
tan pronto
los agujeros del alba?









SEMILLA Y SON

a Geraldo Martins de Azevedo Filho

Si volviera a nacer
no sería en Puente Real
ni en una granja de La Vega de la Pipa
Si volviera a nacer tampoco sería en Nueva Arcadia
ni en ningún cantón de Suiza
Si volviera a nacer
me gustaría en un pueblo cercano al mar
entre olas que vienen y entre olas que van
entre olas que van y entre olas que vienen
junto a unos vecinos como Hans y Jenny
y una hija llamada Laura
para ser su pana del alma
su primer novio su eterno enamorado
y obsequiarle sonrisas de arco iris y caballitos del diablo
y si algún circo se acordara
de retornar por estos pagos de ilusión
mi algodón de azúcar y esperanza con ella compartiría
alborozado hasta el fi nal de la función
mientras tres tristes payasos haciéndonos reír
arrancaran para siempre
las congojas de los tiempos por venir
y a la salida de la escuela bajo acordes de lluvia
desde nuestros cuadernos zarparán barquitos de papel
navegando por cunetas del camino sin parar
y presto en la proa como bien lo sabes hacer
entre mares de ansiedad me besarás
sin que se hunda el Titanic al fi nal
y por si algunos chinos pelaos nos descubrieran
burlones y muertos de envidia como son
yo saldría a defenderte como todo un Sandokan
a puño limpio a patada y a mordisco
llevando siempre la peor parte porque sí
esto todo esto
por asunto simple de amar a Laura
y de que Laura me ame también
¡Elemental, querido Watson!
Sospecho que si la rueda del Samsara me lanzara otra vez
realizaría más hazañas que Ulises
y casta cual Penélope
Laura no tuviera que tejer y destejer tanta tela
en su belleza esplendorosa de mujer
para rescatarla de la codicia de todos los hombres
de la soledad y del olvido cada vez
Si Dios volviera a lanzar sus dados amañados
tahúr tramposo como es
sin lugar a equivocarme
sin lugar a equivocarme
¡amaría a la misma Laura de ayer!
y al desenredar la cabellera de estrellas de la noche
cual canapial junto al sol borracho lo gritaré al amanecer
y en cada performance de nube adolescente
y en cada hoja de la cofradía vegetal
también lo escribiré
y que los torditos bohemios de la plaza del pueblo
y las hormigas obreras y las laboriosas abejas
y las fl ores del campo
¡todos juntos canten la dulzura de mi amor!
y en tal menester a todo músico poeta y loco afín convoco
¡adelante Dante, Don Quijote, Gasolina y Li-Po
Felipe Pirela, La Lupe, Daniel Santos y Héctor Lavoe
¡a ver si ella se entera porque yo no sé qué hacer!
su silencio —caja de Pandora Mul-t-lock—
olímpicamente me borra con sutil desdén
y en orgía de luces a la voz: ¡Rueda Cámara!
desde un set platónico y/o aristotélico
en guaguancó de los contrarios
de cara al drama con férreo guión de silogismos
te instalas con terquedad
y como a Indiana Jones
en busca de la premisa perdida
me dejas en el templo del mal
mientras tus ojos Frida Khalo otra cosa quieren decir
Si volviera a nacer
¡te lo juro, vida mía! —como cualquier mortal—
más que tus pensamientos adivinaría el porvenir
y después de beber aguamiel en el santo grial
con nuestros hijos ya despabilados
rescataremos la solitaria sopa del almuerzo
(si no tan previsivos como Nanook, el esquimal)
al menos en la aristocrática heladera
la vamos a guardar para LA ÚLTIMA CENA
cuando tú llegas con más hambre que ratón de ferretería
extenuada de laboro y de pecado original
entonces junto a sus discípulos en sobremesa
el camarada JESÚS
seguro estoy nos ha de bendecir
¡Deber sagrado de todos multiplicar el pan!
Y al barajar propiedades privadas y colectivas
robando bien oportunos ciertas palabras a Prohudon
de sudor ajeno amasado y con cien años de perdón
y con todo el botín y con todo el parné de Alí Babá
y sus mercaderes del FMI y del Banco Mundial
que además entre enigmas y milagros de culebrero
sueños de felicidad al contado o a crédito vendieron
como tanta franquicia cristiana de caridad
sin parábola ninguna… Laura
a través del ojo tuerto de una aguja
en sendas recuas de camellos haremos un tour
para arrimar al mingo
a todos los gatos callejeros del lugar
a todo cacri o rastafari de repente
en feroz lucha de pedigree pulgas y dientes
malthusiana explosión de fecundidad
hasta ahora sin remediar
Así convicto y confeso seguiré
por este angostado camino
que enhorabuena escogimos
para el sueño colectivo redimir
¡No te desencantes tan pronto, Laura!
no vayas a llorar…
sé que para la ocasión —a veces—
el amor también se viste de dolor
¡Toda revolución nos quedará debiendo la utopía!
¡No renuncies a ella jamás!
como tampoco yo renunciaré a tu amor
verso semilla y son con nombre de mujer
verso semilla y son del alma popular
porque cuando de otro te enamores
no lo vayas a dudar
¡denunciaré que la reencarnación es pura paja!
famélico incienso de Hare Krishna cimarrón
elucubración hindú para exportar
Yo, de la gloria de Petrarca tan celoso
sin rigor mortis de sonetos
de posteridad sin sed ni red para pescar
en mi oscura y desolada jungla
guiado sólo por tambores Chano Pozo
con fusil Propercio apuntando
tampoco celebro la batalla de Stalingrado como Cardenal
en mis versos simples que tuyos son también
y para que nunca en vano sea el amor soñar
proclamo, Laura: ¡SIEMPRE TE AMARÉ!