BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 22 de noviembre de 2011

5386.- LUIS ROCHA URTECHO


LUIS ROCHA URTECHO. (NICARAGÜA).
Nacido en Granada en 1942, ha dedicado casi cincuenta años de su vida a promover la cultura nicaragüense, fundando, promoviendo y apoyando instituciones culturales, como editor de revistas y suplementos literarios, librero y director de editoriales. Pertenece al grupo de intelectuales que tomó la iniciativa para que el 18 de enero, fecha del natalicio de Rubén Darío, fuera declarado oficialmente como Día del Escritor Nicaragüense. Es fundador del Centro Nicaragüense de Escritores, del que ha sido su Secretario General y en la actualidad su Presidente. Fue Director del suplemento ”Nuevo Amanecer Cultural” de “El Nuevo Diario”, hasta su jubilación en el 2007. Durante muchos años tuvo a su cargo la Página de Opinión de “El Nuevo Diario”, del que fue fundador, Asistente de la Dirección, editorialista y articulista permanente. De inolvidable recordación son sus columnas “Plática de caminantes” y “Me queda la palabra”. Actualmente, ya jubilado y sin poder evitar el prurito de periodista, dirige la página digital “EL CORREO” (en memoria de su abuelo, fundador y director del diario granadino 1913-1934, del mismo nombre), en donde publica su prestigiada columna “Me quema la palabra”.

Ha publicado “Domus Aurea” (poesía), ediciones en 1968 y 1969; “Ejercicios de Composición” (prosa), 1974; “Phocas”, Premio Latinoamericano de Poesía de 1983; “La vida consciente” (poesía y prosa), 1996; “Dichoso el árbol” (fotografías), 1997; (Un solo haz de energía ecuménica” (historia, en documentos, del Centro Nicaragüense de Escritores), 1998; “La vida consciente” (selección corregida y con nuevos poemas, para la edición costarricense), 2005; y “PEDRO. Teniendo conocidos en el cielo” (prosa: breviario de estampas del Mártir de las Libertades Públicas, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal), 2008. Inéditos: “Pláticas de Caminantes” y “Me queda la palabra” (artículos periodísticos); “Bajo su sombra ardiendo” (nuevos poemas); y “Cada palabra tiene un alma” (ensayos). Su obra poética ha sido incluida en las principales antologías del mundo y de ella se hace referencia en la “Historia de la literatura universal” de Martín de Riquer y José María Valverde.

Colaborador-editor de La Prensa Literaria en 1961, y de 1965 a 1970; secretario del Departamento de Cultura de la UCA, de 1970 a 1971; director de Culturama, en 1971; secretario de la revista Encuentro, de 1970 a 1971; secretario de la revista El Pez y la Serpiente, y responsable de Ediciones El Pez y la Serpiente, de 1974 a 1979; editor del Boletín del Club de Lectores, de 1970 a 1972, director, junto con Ernesto Castillo, del semanario Testimonio, de 1970 a 1972; fundador de la Librería Club de Lectores, en 1971; responsable de la sección Debate contemporáneo del semanario Semana, de 1970 a 1972; secretario de La Prensa Literaria Centroamericana, de 1976 a 1977; asistente de los directores del diario La Prensa, de 1974 a 1979, años en que a la vez es miembro de su Consejo Editorial y Coeditor de La Prensa Literaria; asistente de la Dirección de El Nuevo Diario, miembro de su Consejo Editorial y director de Nuevo Amanecer Cultural, desde 1980 hasta 2007; secretario ejecutivo de la Asociación Sandinista de Trabajadores de la Cultura, en 1980; diputado de la Asamblea Nacional por el FSLN, de 1984 a 1990 y presidente de la Comisión de Educación, Cultura y Deportes de la Asamblea Nacional, en ese período; nuevamente Diputado Suplente de 1990 a 1996; diversos cargos directivos, incluyendo el de Presidente del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, entre 1976 y 1989; Director de Editorial Nueva Nicaragua, de enero de 1994 a enero de 1997; fundador (1990) del Centro Nicaragüense de Escritores y su Secretario General, de 1991 a 1998.

En 1980 España le otorgó la Cruz de Caballero de la Orden de Isabel la Católica, y en 1984, Bulgaria, la “Orden de los 300 Años del Estado Búlgaro”, que se da a personas que se distinguen en el campo de la cultura.

En octubre 2009 fue condecorado con la orden “Darío-Cervantes” otorgada por el Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica.











Es probable.

Hoy es probable todo lo reprobable es probable:
Que el dictador de muerte natural al primer poeta
después de perseguirlo y acosarlo por honesto e inclaudicable
en sus últimos años de rebelión jamás perdida.

Es probable que diga que nadie está por encima de la ley.
Es probable que existan incautos que no se hayan percatado
de que la injusticia y el latrocinio cohabitan encima de la ley.
Aún así, antes de entregarlo para ser crucificado, es probable
que proclame ser inocente de esa sangre, de esa vida en el amor.

Es probable que sin balanza una mujer disfrazada de justicia,
vendada su auténtica ceguera, blanda con furor una espada
y rueden las cabezas de aquellos en quienes intuyó enemigos.
Es probable que después rece sobre los troncos desmembrados.
Es probable.

Es probable que otros todavía no se hayan dado cuenta
de que el mensaje es que todos estamos muertos,
sin derecho a esperanza, sin sueños y sin palabras
porque sólo los dueños del país son la verdad y la vida.
Es probable, pero mejor estar muertos que como muertos.

Porque es probable que ellos crean que su mensaje es infalible
y que nos moriremos en silencio y sin dignidad.
También es probable que se equivoquen y no sepan que muchísimos
sí creemos que es morir no tener una patria libre.
Es probable que lo hayan olvidado.

A estas alturas es probable que algunos piensen que da igual
que el país se incendie o sea domesticado por la tiranía
pues en ambos casos el resultado es el de seres humanos
convertidos en ceniza. No: Polvo más no polvo resignado.
Aunque cada día sea más probable que no todos nos vayamos al cielo.











EL ABRAZO

Aún no se acaba, Señor, ni se acabará
mi amor.
Aún no sé, oh Eros!, sólo presiento
el calor.
El cálido clamor del amor
que nos pierde y encuentra
íngrimos antes del abrazo total;
íntimos soportando, sosteniendo, iluminando la noche
como una llamarada en el lecho
que llama y llama al amor
para que aún y después no se acabe.
Seamos pues fuertes como titanes;
ofrendamos esta misa nupcial
porque ésto nos ha sido dado
para que como solitarios romanos en el circo
mi sombra te oculte de los leones
y que tu voz que es ya mi voz diga lo mismo,
el mismo canto mientras nos abraza,
nos quema, nos purifica el amor.