BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

viernes, 11 de noviembre de 2011

5338.- CARLOS DURÁ HERRERO


Carlos Durá Herrero (Valencia, 1970) ha visto editado El agua no espera palabras (Premio de poesía “César Simón”). Colabora en la Asociación Valencia Acoge, desde la cual ha publicado numerosos trabajos sobre temas de inmigración e interculturalidad. Coordina el grupo de teatro “El cocodrilo amarillo” y ocasionalmente ha escrito algunos guiones para escena. Miembro fundador de la revista de li¬teratura Edad de Merecer. Vinculado a la Unión de Escritores del País Valenciano y al con¬sejo editorial de Ediciones Bajo Cero.





POEMAS

la ventana no encaja
perfectamente

los muebles asisten atónitos al polvo suspendido
los niños vuelven sucios del colegio

mientras los semáforos y los coches ensayan la tarde
queda un resquicio entre las hojas
que no acaban
de encajar
perfectamente








mirar despacio
la fotografía
de grupo

en primer
término
las figuras bien trazadas
inmóviles

entorno
los ojos y trato
de enfocar
las siluetas borrosas
del fondo







se sostienen las gotas
sin lluvia
dibujando el espacio
entretejido ahora
visible

la luz avanza deprisa

más tarde
la trampa nunca habrá
existido
ni en las palabras







despacio
mansamente
sin hacer
demasiado
ruido golpea
poco a poco y sin prisa
con la confianza del agua
llueve también
entre los muros








todavía
noviembre
los árboles resecos
orgullosos y desnudos
asisten atónitos
al baile del viento
ése que nadie sabe
de dónde viene
o qué interés trae
pero las hojas
ocres y amarillas
rebeldes
desde el suelo
se organizan









los andamios de la memoria
también se hunden
ayer
un obrero
tras diez horas
encontró su asfalto
la alcaldesa se personó
en el lugar
de las interpretaciones








el puerto vuelve
a estar en calma
inocentes las olas ahora
disimulan
y lamen las piedras
verdes y cansadas
tras la marea y la tempestad
los barcos más pequeños
aparecen
ahogados a los ojos
incapaces de soportar
tanta bonanza







(A Toni)

mirar la luz en la fachada
las primeras horas
revelan ladrillos mal
colocados paredes mal
pulidas
por la tarde la pared
pareciera lisa
perfecta
imposible
mirar oblicuo