BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

martes, 8 de noviembre de 2011

5312.- DIMITRIS DOÚKARIS


Dimitris Doúkaris. GRECIA (Atenas 1925-Atenas en 1982). En 1944 se hizo miembro del Frente de Liberación Nacional y formó parte del movimiento de resistencia contra la ocupación alemana (1941-1944). Debido a sus actividades políticas, pasó tres años y medio en varios campos de detención y prisiones; en 1951 se afilió a la Unión de la Izquierda Democrática, pero renunció desilusionado cuando Rusia invadió Hungría (1957) y, a partir de entonces, abandonó toda actividad política. En 1958 viajó a África (Ruanda, Congo Belga y Sudáfrica) como supervisor en plantaciones y como periodista. Al regresar a Atenas (1961), trabajó como asesor de la fao y nuevamente como periodista. En 1975 fundó la revista literaria Tomés (Cortes), misma que dirigió hasta su muerte. Es autor de diecinueve libros de poesía y ha sido traducido al inglés, francés, italiano, alemán, búlgaro, húngaro, rumano y polaco.






Jesús


I

Te escuché cuando hablaste por primera vez:
“tomad y comed,
esto es Mi cuerpo,
esto es Mi sangre,
bebed todos de ella”;
estabas seguro y sereno,
y yo tenía hambre y sed –
tomad Mi cuerpo, dijiste
y yo aún tengo hambre,
bebed Mi sangre, dijiste
y yo tengo sed, aún tengo sed,
tengo sed.






II

Estaba desnudo y asustado;
temía al fuego y al agua
y a Ti–
me dijiste: sigue y me encontrarás;
pasé el fuego y el agua
y la oscuridad;
ahora estoy aún más desnudo:
porque Te encontré y temblabas,
por el fuego, por el agua,
en la oscuridad.

Versión de Francisco Torres Córdova







Zona del Ecuador

I

Que ocurriera alguna vez una Revolución –
no por el sol vertical de Ecuador,
el abrupto Mar de la India,
las estrechas colinas de arena que humean.
Aquí donde descansa el muro
del cementerio de los mahometanos
y mi hijo se sorprende jugando
en la terraza con las palmeras.
Ahí donde se desdobla tu densa mirada:
a veces hundida en lo inesperado
del asimétrico mar,
a veces excavada en la olas
de la playa que se mueve,
a veces irrevocablemente asesinada
por el pelotón alterno–
que son andrajos heridos,
que son cuerpos podridos
que es silencio sin articular.


II

Que ocurriera alguna vez una Revolución–
no solamente por los innumerables
que caminan también sin piernas,
y señalan impersonalmente el vacío
con dedos carcomidos;
una Revolución por mí, quiero decir:
que me descanse–
que me robe las noches cíclicas
de la sangre,
cuando degüellan nuestra casa
las campanas;
las campanas sellan mi recámara,
me sitian y aúllan:
no descanses
tienes rostro y voz;
no descanses.


III

Que ocurriera alguna vez una Revolución,
pero una Revolución diferente–
que empiece y que no termine;
o que termine como un poema,
como la lluvia tropical.

Una Revolución en verdad
diferente: por la perdida
inocencia.

*Véase La Jornada Semanal, núm. 694, 22/VI/2008

Versión de Francisco Torres Córdova