BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 12 de octubre de 2011

5105.- ALBERTO MORENO



Alberto Moreno, 1972, Santiago de Chile, Poeta y Antropólogo
En junio de 2007 publica: "Graves Inconvenientes", con la editorial Mosquito Comunicaciones.
En noviembre del mismo año publica el libro: “Observadores: Cuento y Poesía, Antología”.
En septiembre de 2010 algunos de sus poemas son recogidos en la antología “Desmanes, poesía combativa para las luchas cotidianas”, de la editorial Quimantú.
El 11 de noviembre de 2010, presentó en la casa museo La Chascona, su plaquette ''Falsos Pasos'', con Ventana Abierta Editores.



Santiago no era una fiesta

Con tanto afanador
la fiesta fue cerrando cada vez más sus puertas
y a fines del siglo, el patio se llenó de tipos de mala catadura,
con anteojos oscuros, gerentes bacanes
putas de zorros plateados o forradas en cuero,
mientras proliferó una casta de guarda – espaldas
peligrosamente matonescos, a quienes solíamos ver día a día
al volante de monstruosas camionetas (4x4)
aunque nunca supimos qué mierda querían decirnos con eso,
y sólo entendíamos lo exagerado y violento de esa ostentación.

Santiago ciertamente no era ya una fiesta
y más tenia de afasia o anorexia,
cualquier enfermedad crónica
agravada por los vicios
que generaron su obesidad mórbida.

Paraísos artificiales, paraísos fiscales y tributarios
donde invertir sucios y ensangrentados millones,
paraísos artificiales donde fabricar falsas fiestas populares
vía carreteras y trenes subterráneos,
con los que mantenernos pobres y contentos.
Migajas, al fin, de la “vía rápida”
para el mal sueño de los hijos bastardos de una modernidad parasitaria y profitadora de su clase obrera
de su juventud
y un incierto futuro.

En alguna parte se pueden oír aún
las risas de los bailes de otras primaveras
pero lejos
muy lejos de aquí.








Inventario

Pensar el momento terrible
en que
donde y cuando
alguien toque a tu puerta
y extienda una mano fría y tan extraña
para entregarte un registro
el inventario
de tus cosas perdidas
con ahí los olvidos
toda tu memoria extraviada
tan sólo imagina
todo aquello contenido
en un abrir y
cerrar de ojos.









Acecho a Hahn

Oscar, te pregunto desde el más acá
efectivamente crees que
lo que se perdió un día, será encontrado?
Y que un alma errante, podrá volver a su nido?
Te parece eso razonable argüible…o es que
te es dado acaso proyectarte en esa zona escabrosa
y prohibitiva de la vida llamada adivinación?
Desde tu lejana Iowa City, respóndenos
pasarán estos días malos
como supuestamente, según tú,
pasarán todas las cosas de la vida?
No huele todo eso un tanto a patraña profesor,
ese ataque de optimismo de última hora
viejo, que aún estoy sobrio, respóndeme por la cresta,
¿Se estancará algún día la sangre de mi herida?







“A fuerza de desventuras
tu alma es profunda y oscura”
J.M. Serrat

Yo no es otro

Inocente, todo te ocurre a ti
si tienes cargados los dados y la espalda
es sólo por la falta de cariño que te tienes
y por las cuotas de dolor que te inflinges.
Aquel otro
sólo es real
cuando tú
desapareces.







Día a día

Allí donde nada parece ocurrir
arde en llamas el corazón de un hombre
su rostro anónimo
una simple historia cotidiana
ese inexplicable entramado de conjuros y redes infinitas
un hombre cualquiera
expuesto al infinito
parado en medio de la tormenta del fin de los tiempos
justo allí
donde nada ocurre
arde la vida
de ese hombre cualquiera.

De Graves Inconvenientes, 2007.

Editorial: Mosquito Comunicaciones -La estocada sorpresiva-
Año: Mayo 2007






La condena

I

Hablar por siempre hablar
ese y no otro, es el castigo eterno
jugar entre los labios con algo de lo cual
conocemos apenas, un diminuto engranaje
hablar, tener siempre esa necesidad
por vanidad
por charlatanería
por orgullo
por soberbia
como pavos reales engalanados
por amor
por pena
por alcohol
por dolor
por alegría
por temor al vacío
y a la desnudez del silencio.




II

El ansia de conocimiento
la sed infinita por descubrir
el inacabable apetito por intentar cada vez más
acercarnos hacia algo nuevo o
distinto que nos muestre
un poco más de cerca
por dentro
qué somos
o dejamos de ser
qué olvidamos o perdimos
tras el largo y fatigoso camino de los siglos
en su espejo deformante.

De Falsos Pasos, 2010.


Editorial: Ventana Abierta
Año: 2010