BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

domingo, 9 de octubre de 2011

5058.- CARLOS MEDRANO


Carlos Medrano (Salamanca, 1961) ha publicado los poemarios Corro (Diputación Provincial de Badajoz; Colección Alcazaba; Badajoz, 1987), Las horas próximas (Diputación Provincial de Badajoz; Colección Alcazaba; Badajoz, 1989) y A lo breve (Editora Regional de Extremadura; Mérida, 1990), y la plaquette Imágenes, encuentros (Poesía; Valladolid, 1996). Reside en Mallorca, donde es profesor.



SIRENAS

Sándalo de la duda
donde acaso besaras
cristalmente
-desconcierto de miel,
casi deshielo-
labios de mariposa
desterrada.
En alud los galápagos
comían -raíz de lo jamás-
suerte de estrellas
y al fondo del estanque,
vertido por la luna,
el polen de tu voz,
suicida,
canta.

Poema incluido en el libro Las horas próximas
(Diputación de Badajoz; Colección Alcazaba; Badajoz, 1989)




DE Corro. Col. Alcazaba, Badajoz, 1987.



Quise seguir buscándome en tus ojos
porque los párpados de la noche nos enfrentaron en el lecho
de aquel viento magnético de sombra apegada
y temblorosa
y encontré el vacío de tu respuesta crepitando
en tus labios las lágrimas que extinguiesen
la desintegración de fuego de un recuerdo en olvido
y de aquel sueño de ceniza se anuló mi mirada
por la que te perdiste
y desde el fondo de mí mismo
quedó el eco doblado de mis piernas
y en mi boca el lamento cruel de insuficiencia
de un salobre y errático oleaje.







A Jorge Luis Borges

Porque sabes se ciega el desconcierto
de un paréntesis vivo, semejante
de infancia y de vejez. No descifrado
aún, emerge y nos estrella. Desde
siempre cualquier lugar es para amar
o arder en llanto. A todos desafía
la soledad a horrores remotísimos,
e indefensos nos oculta la noche.
Nuestro dominio, en cambio, en alardes
cruentos nos ofusca. Otras veces
seguimos sin saber por qué ocupamos
huecos de vida y de pensamiento.








DE Las horas próximas



Noche y nostalgia

El tiempo es mineral
y paraliza
-no llego nunca a ti-
y un remoto dolor tan sólo excava
el túnel de mi voz
que no te alcanza.


Sepulto en ti
mi corazón congrega
tardes de luz
-tú y yo por entre calles hasta el río-
donde emana en reflejos tu presencia:
Leve fanal de amor de los crepúsculos.









Música era tu voz aun siendo grito,
alba temida, noche no llegada.


Una hoja mecida por tus labios
cúpula dio al placer, eco al vacío.


Sólo el aire guardó huella de un cuerpo
claro como la luz, fugaz, no triste.









Luces tenues de marzo.
Cae la tarde.
Frágil es esta luz del norte.
Remanso en esta plaza
dorada. Es una nube
esos niños que cruzan,
las nervadas barandas,
la piedra casi móvil.
El aire azota fresco.
Cae la tarde
más, y el sol, sin huir, no resurge...
Últimos resplandores, gris espacio.
Helada noche habrá para jazmines.
Si enemigo es amar lo que no muere
vuélvete de esa crin a la costumbre.








DE A LO BREVE




Nacer
sin más error
lúcido cielo
pero no a lo que atañe
siempre el tiempo,
perdida sensación,
mortal conciencia,
palabra que encadene.
Más allá: lo que brote
del roce de un mirar
tan conmovido:
ladera, claridad, vuelo que mane
íntimo tú, certero balbucir
...Mirar qué nada.










¡Tanto temor!
Pero para nacer de nieve
cumbre, cumbre.










Teme y huye feliz
oh pulso amado,
seguro de la noche que enloquece.










CAMPO GRANDE

A Francisco Pino

Sí, tu niñez, ya fábula de fuentes
Jorge Guillén



Otoño. Vegetal humedad,
y el parque es nave
callada
en la ciudad
que desconoce.
La luz, la suavidad, la tarde clara.
Lejos de mí otro parque, y otro
parque...
y otro parque
¡mañana!
incandescente.
Órbita de la edad en esa piedra
lanzada sobre el agua
de un reflejo interior.
Casi un bosque esa fuente
y la voz, onda, luz,
espesa rama.