BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 8 de octubre de 2011

5046.- GUILLERMO CARBALLO


Guillermo Carballo Iturbide. (Ciudad de México, 1979). Es licenciado en ciencias de la comunicación y cursó el Diplomado de Creación Literaria en la SOGEM. Ha formado parte de las antologías: “Poesía Cero” por la UACM (2008), “Antología Épica” (2008) y Cupido Internauta (2009). Es autor de las obras de teatro: “Caren­cias” y “Esperando al Rinoceronte blanco”. Miembro del movimiento fusionista y Co fundador de la
compañía de teatro­poesía: “Sutil Absurdo”. Imparte clases de creación literaria dentro del programa “Niños Talento” del DIF.





UN SEMÁFORO HA MUERTO

¡ALTO! (desde las alturas)

¿Cómo saber cuando un semáforo ha muerto?
¡ P R E C A U C I Ó N !

¿Cómo saber cuando un semáforo ha cerrado sus ojos?
¡S I G A! (Hacia un instinto, hacia un capricho de ciudad)
¿Cómo saber distinguir a un semáforo a punto de morir?
El ansia del azar no quiso detenerse en esa esquina, donde quedó sangre, Un
sonido de metal calcinó el suspiro vertebral, provocado por el estrés de búfalos de
acero y terminó aterrizando sobre un parabrisas ciego. El semáforo abrió su ojo
horizontal y dejó caer un eco de dolor por la frustración de guardarse un
grito…Luces rojas adornan la esquina, justo donde se abrió una grieta y nació una
tumba urbana, ciega, muda, El semáforo ya no habla, sólo llora. ¿Cómo saber
cuando un semáforo ha muerto?
Se distingue cuando sus luces ya no son brillantes, se percibe débil, dejándose
jalar por los brazos del viento, queriéndose suicidar y caminar hacia otra parte,
tiene frío y a veces tiembla, El verde resbala por las arrugas hechas, no por el
tiempo sino por las cicatrices encontradas en su tobillo, justo debajo de la cruz de
fierro blanca y unas flores de muerto.





II

EFÌMERO SER

La pestaña de un sueño,
cae súbitamente después de nueve meses.
Sangre de láser, un cuchillo de culpa
y dos adjetivos eléctricos debajo de una vida,
Estacionada entre las piernas.

Se muda a la mente una esperanza inútil por alcanzar una existencia,
Suda una fe con gritos metálicos, a veces azules otras en vano.

Un rezo distraído, se incuba resignado hacia una grieta de arrepentimiento,
Y nace el juramento de un amor que muere enfrascado antes de existir.






III

DALÍ EN TIEMPOS MODERNOS

El suspiro de una lengua,
Sólo la pudo imaginar Dalí para regalársela,
A los búfalos de acero inmóviles,
Trazar una sonrisa para los semáforos muertos durante la oscuridad,
Pegados con el nombre del tiempo de un Godot que nunca llega,
¿esperamos? ¿qué esperamos?
Los rinocerontes blancos jamás se detienen a esperar una esperanza,
se cansan de hablar con invisibles profetas.
Hombres aman piedras sin mirar su rostro.
Bordeando la boca enredada de los sueños de un unicornio que quiso ser y nunca
fue.






IV

“Una vida sin sentido, no tendría sentido vivirla.”
Lewis Carroll.

JAMÀS MORIREMOS

Un sombrerero loco cae sobre un recuerdo sin barrotes,
algunas orugas mueren dentro de su capullo antes de lucir su sabiduría
y poesía inconclusa; una amapola besa el murmullo de la tierra,
Y un rayo morado de sol muere súbitamente.

(Los sueños caen como rocas partiéndose en oscuridad, pensó una gota de
esperanza).

¡Todos moriremos! Grita un cíclope
escondiendo su vista entre un rumor de luciérnagas.
Los cabellos de un sueño siguen las huellas de un centauro que abandonó la ruta
dorada por falta de fe. Los árboles callan las gotas de culpa y una ballena brinca a
través de una nube púrpura y cae dentro de una estrella infinita.
L u z, luces escupen flores del silencio.
¡Jamás moriremos!, dijo riéndose una boca en el cielo debajo de la ceja de Dios.
(Nada de esto desaparecerá nunca; suspiró el eco del mundo)
Jamás moriremos, dijo otra vez la sonrisa rosa de la noche, y volvió a reír







VIII

UN SUEÑO ABIERTO

Se abre un sueño,
al ritmo de las nubes doradas,

sopla un capricho arquitectónico para dejar su huella,
despierta un cráter, una mariposa besa un pensamiento genuino, el viento es
aplastado por el deseo y la fe despierta a una oración crucificada.

Un niño ciego, toma una fotografía con la mente en
blanco y negro,

Sus pupilas se abren y los mares brincan,
las hojas dejan de suicidarse sin culpa,
las campanas sudan de tanto reír,
las catedrales cantan,
y los músculos, todos gritaron luces,
la esperanza dentro del iris, despertó.







IX

VITAL SECRETO

Vida:
Dime tu secreto,
Anda vamos, dímelo ya.
Dímelo a través de la boca del viento,
Debajo de la uña del infinito,
Entre remolinos de sabiduría,
Por medio de tu saliva en la lluvia,
Y del espejo de una existencia cansada,
Dime por favor tu secreto,
dime por medio de la oreja del silencio,
de la forma azul o dulce o roja o salvaje,
sin abrir los labios del cielo,
¿Porqué me odias tanto?







X

ECO VITAL,

Una semilla nace, hace una gota
Corrosiva, iba,
Peligrosa, osa que viaja,
A través del vientre. Entre,
hacia las puertas de las nubes de
arenas adentro, entro.
Hacia un sueño, sueño con una rota ventana, Ana
grita,
juega con un remolino y el universo, verso de un eco,
en medio de la memoria envuelta con la saliva, iba.
Tarde, arde un milagro cayendo sobre un charco,
arco de luces, soles y gracias.
Àsias y Américas caen y se levantan por la alegría,
ría Dios con la luna hecha hombre hacia un amanecer:
SER.



http://www.laotrarevista.com/2009/03/guillermo-carballo/