BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

sábado, 24 de septiembre de 2011

5004.- LUIS VALDERRAMA MODRÓN


Luis Valderrama Modrón
(Autor dramático, poeta, narrador, ensayista y compositor)
Valdecañas del Cerrato (Palencia), 21 de Marzo 1.933. Escribe su primera comedia a los dieciocho años en Mataporqueta (Santander).

Errante por toda la geografía española, (todas sus obras lo reflejan), hasta el año 1.958 en la que tiene la suerte de encontrar un puesto de trabajo estable en Banca. Desde aquel ayer invernal y miserable viene escribiendo teatro con fervor de un poseído por Tespis y Talia.... En los años sesenta estrena como autor y protagonista dos monólogos con cosiderable éxito; éxito que repite en Casas Regionales, Salas abiertas en los barrios periféricos por Asociaciones culturales y Entidades benéficas... (Vida intensa, conflictiva de diez años anterior a ésta época).

La sociedad actual, masificada, neovital y degradada, le convierte a sus setenta años en un hombre radical, crítico e inflexible contra la inflexibilidad de los mediocres. Se siente encarcelado, pero camina, vuela y navega. No cree en la risa, menos en la carcajada de los bobos o imbeciles consagrados. Su vitalismo le conduce a la grandeza de lo imposible y le libra de los gañafones de su neurosis. Sale de sus abismos y confluye en espacios inverosímiles con la beatífica y liberadora sonrisa y esa sutil alegría que emerge de lo terreno liberador...

No se arredra ante la estructuras irreformables dominadas por el mercado, los mercaderes, los enchufismos y amiguismos de toda índole y laya y se ayuda a envejecer con la dignidad, ilusión vigor, rebeldía de su adolescencia en aquel pueblecito, semihambriento, sucio, invernal y estupidamente caciquil, (nimbado no obstante por el recuerdo), con lirismo de melódico canto, danza amorosa y alboroto juvenil de romeria...

Advierte con ilusión de poeta principiante, (el poeta grande siempre está iniciando), que es el creador y propagador del ULTRASENSITIVISMO en proyeccion irretractable hacia LA ULTRASÍNTESIS, (libro inédito de mil quinientas páginas). Pese a su radicalidad es imparcial cuando el oponente intolerante, zafio, déspota, le permite entrar en conversación y es aunque parezca paradoja, consecuente, agradecido...

Trabajó y vivió como empleado de Banca durante treinta y tres años.

(Autobiografía, confesión y fabulación se entremezclan en toda su obra. Es imprescindible conocer su biografía para entender su personalidad y sus ataques de neurastenia, ira o atrábilis. Está dispuesto a enviar sus textos teatrales, no a si sus poemas y ensayos, a directores de escena creadores de dramaturgia, profesionales del ramo, actores que "sepan leer teatro", Universidades, Bibliotecas y Entidades públicas y privadas...)

— Textos de Teatro Publicados:
•La Última Hora, 1996
•Liviandades y porquerías de un escéptico, 1994
•Una mujer y una Senda, 1994
•Diez lamentos de amor y otras melancolías, 1994
•La venus del camposanto, 1996.

(Monólogos. De estas cinco piezas, de El ascensor y Entre soledad y locura, ofrece más de setenta lecturas escenificadas como autor, intérprete y anotaciones musicales propias en Madrid, Valladoliz, ciudades de Castilla León y de la cornisa cantábrica. Treinta o curante espectadores, éxito de textos y lectura interpretativa; silencia absoluto de los medios de comunicación).

•En un campo sin nombre, 1996
•Eladia, Leandro y un demonio, 1996
•No vueles tan alto, vencejo, 1996
•Oscuro diario de un provinciano, 1997
•Quince espantajos y un diablillo, 1997
•Miedos y rumores, 1997
•Historia de una degradacion impuesta, 1999
•Dos señoras y un neurótico, Diciembre 1999
•El arco iris no tiene colores, Enero 200
(Ambos textos "mal prologados por el autor)
•La casa solitaria, 2002
•Mausoleo para un fantoche, 2002.



— Libros Autobiográficos de Ensayo y Crítica

•Ultrasensitivismo
•Si yo fuera un dios asesinaria al mudno
•El imperio de la mediocridad



— Libros de Poemas

•Azotados, 1961
•Poemas Existenciales, 1971
•Yo soy mi perfecto poema inmortal, 1976 (Libro doméstico que encuentra excesivas vicisitudes con editores y censores.: totalidad de una obra en prosa y verso que no encuentra cobijo)
•Grito y esperanza del pueblo, 1978
•Allí, 1981 (Poemario que recoge sus experiencias estéticas y vitales de sus correrías por pueblos y ciudades de la meseta alta)
•Con mi hija de la mano, Gijón 1992
•Cantos, rebeldías y llantos (Antología 1956-1995)
•Infernal borrachera-estas cuatro paredes, Gijón 1998 (Aparece por segunda vez en el libro ULTRASENSITIVISMO)
•Mi textamento lírico, Gijón 1997
•Todo mi yo, Gijón 2000 (Poemario que recoge tres títulos editados ya anteriormente. El poeta considera interesante su combatido y rechazado prólogo)

El poeta, sin entrar en juicio de valores confiesa y ratifica haber sentido, vivido, escrito y editado más de 22.000 versos. Sostiene irretractablemente, que pese a los ataques u olvidos de hijoputez(1) inmersa en el imperio de la mediocridad, es un poeta por carácter, sentido de la forma, contenido y ética, es un poeta diferente a la mayoría de sus contemporáneos)

(1) Hijoputez, hijaputez, neologismo usado con frecuencia por el autor: odio - envidia - rencor acumulado)


WEB DEL AUTOR:
http://www.valderrama-modron.com/start.html






POEMA 1

Las venas de la pomarada
Absorben ya sin deseo el líquido de mi llanto.
No estoy triste, pero envejecen mis prendas nuevas.
No existe alegría que no sufra las venganzas
de placeres entrante por rendijas de gozos malsanos.
Los manzanos parecen felices
Hasta que llegan líquenes y muérdagos
para envejecerlos o devorarlos.
Herido no vengo, mas me pesa la herida.
Y aún con su peso de diamantino vendaje,
deseo que mi canción no sea forraje de calle y taberna…
El dolor es un dios desconocido que únicamente acaba
en un fin irreversible que establece azar, acción y acontecer.
Todas mis muertes me aterran y espantan.
Nos sumergen en un todo de la nada.
Y la nada, certeza única, nos devuelve a posibilidad de vida
si acertamos a palpar el éter o interpretar con ardor de titanes
nuestro estallido, sinfonía o canto.








MIS HIJOS

(Del poemario "VOZ QUE SALE DEL PUEBLO"
editado conjuntamente con "Grito y esperanza del Pueblo"
Madrid 1.978)

Mis tres hijos juegan revoloteando
en la misma habitación donde yo desbrozo
preocupaciones, cansancios y sentimientos.
Me ayudan con sus risas y alborotos
A dulcificar decepción negura y desconsuelo.
Ellos con sus piruetas y canciones
trastornan y embellecen el espacio escénico,
y desde su algarabía gozosa,
parece que me incitan a cobijarme
en una nube cromática que flota
de la superficie de un suelo vital.
Ellos con su agresiva y sabia candidez
me invitan a empolvarme con la harina fluída
de los cómodos que intrigan en la babosidad de la noche
mientras ennoblecen sus propios cantos femeniles
y adulatorios.

MIS HIJOS
Mis hijos con sus hallazgos alrededor de sus papeles
mojados, convertidos en castillos con soldados,
me sumergen en una lluvia liviana
de fácil captación para el sosiego y la ternura.
Mis tres hijos parece que al unísono
Musitan sonrientes verdades esenciales.
No escribas, papá.
¿Qué siembras y recoges?
¿A quién mueves y glorificas?
Intentas liberarte y a nadie liberas.
¿Qué brechas abres o qué camino suavizas?
¿A quién mueves y liberas de sus lacras?
Hombre de ilusión y cóleras,
¿a quién ayudas y transformas? Mis tres hijos con sus ojos brillantes
de alegría reveladora,
dan sentido a esta cantar mío vociferante.
Son órgano y torrente de efluvios, colores,
perfumes, armonías y sutilezas.
¡Qué nadie, hijos, os manche con asfalto y almizcle vuestro futuro de honestidad y esperanza¡
¡Qué nadie os mate vuestro goce placentero
con sus crueldades o capullos de seda!
Y yo que soy un hombre colérico y triste,
bajo el influjo de una infancia sometida a la lapidaciones de criminales
comportamientos victoriosos,
me petrifico en mi respiración,
cuando les veo silenciosos o melancólicos.
La tristeza en mis hijos
me envenena y crucifica.





TRES POEMAS

(Entre veintidós mil versos sentidos, vividos y escritos
y editados he elegido éstos ciento dieciséis como recordatorio
de un inicio de partida hacia una de mis otoñadas
más diáfanas y frutales).


Homenaje. Recordación (1.994-1.996)

Mujer, que conmigo malvives, no soy virtuoso,
no tengo la blancura estampada en mis mejillas,
pero ni me amo ni me sirvo de la amistad o adulación
para alcanzar la gloria, el pedestal o el cetro.
Si me amara, trinaría en vez de cantar,
escarparía las cumbres para disfrutar de un maduro fruto,
y allí me establecería con innombrables hombrecillos,
que diciendo ser amigo de las nieves,
se revuelcan en dorado lodo que emana de los contubernios.
Si me amara, mujer, que no valoras mi pobreza,
ni mi esplendor de renegado ángel,
establecería mi tienda a las puertas de los mercaderes,
mis servicios prestaría a quien mejor pagara
mis ornamentos y frutos, mis plegarias y trinos.
Despreciaría, como tu desprecias,
la ingenuidad de la pureza,
la candidez de la utopía
y la sublime esperanza de cada amanecida.
No me cuido,
abofetéame,
soy un idiota,
no me amo, compadéceme;
las bestias mas azotadas se aterran ante la incomprensión,
que me entregas perrunamente por debajo de la puerta.


Mujer, que conmigo malvives, no, no me amo.
Pulso mi cítara para cantarme.
Rompo las cuerdas de mi guitarra
para provocar la compasión de los dioses
y exigirles mi parte de la divinidad,
que corresponde a mi esencia
de creador inadvertido, pero no me amo.
Si me amara cambiaría mi rebeldía
por sumisión al ídolo
que reparte bisutería, dolo y azuladas cremas.
Me comportaría como comportarse suelen
los perros de lujo, los remilgados corderos,
los amos de las finanzas enmaridados
con hermafroditas servidores de financieros, los ancianos narradores cornudos,
que sin amar y enterados,
adornan su plateada cornamenta con fama
regalada a la desdibujada y licenciosa amada.
Soy un poeta,
que cuando dialoga con la cordura,
y la locura me niega su apoyo,
vivo entra calima, que deserción y ambigüedad provoca. No soy ángel ni en mi alma late el divino anhelo de la locura, predicada y vivida por Camilo de Lelis y Juan de Dios,
pero aún cantándome y exigiendo a los dioses inferiores
mi botín adquirido en el asalto a la Olímpica Mansión,
ni me estimo ni me amo ni me encomiendo a Eco y Narciso.
Si me amara usaría palabras desmayadas, mágicas, sutiles,
de aterciopelado tacto y sonoridad meliflua,
e imitaría a los ruiseñores de flautas académicas.


Mujer, cansada de mi ideal y arpegios, que conmigo malvives.
no, no, no me amo,
no me cuido, no me aliento
no pulimento mis esquirlas y asperezas.
Amo los ya apagados calores de tu bajo vientre,
limitado por el furor de agostos transgredidos y olvidados,
amo lo nenúfares que colocas cada anochecer
en tus sábanas de raso confeccionadas por Venus y Adonis,
la oquedad entre dos esculturales piezas de ardiente mármol,
que se pulen en las curvas armoniosas de tu cuerpo electrizado.
Y con propulsión, ternura y agradecimiento
amo el ungüento que depositas en las heridas
que mis demonios y fantasmas envenenan,
cuando pretenden sepultarme con hados, parcas y quimeras
para empobrecer mi esperanza, extorsionar mi mensaje
y privarme de la esfera, donde tu, mujer,
que me reprochas mi canto de urogallo y cisne,
te sientes protegida por ecos, narcisos y vulcanos.




El milagro del amor ingrato
dan sentido al dolor, la muerte y la eternidad.
Ven a mi lecho, mujer,
ayer sepultado en vulgaridad obscena.
Necesito tu cálida presencia
entre las ondulantes sábanas de raso
para que cubras aún mas mi ceguera
y repiquen a muerto vivo
las acrisoladas campanas de tus pechos
y los farolillos de tus dedos.
ven a mi lecho, mujer,
tus curvas hélicas sobre las superficies del tálamo
suavizan las angustias que destilan mis demencias
y acarician carne encendida
con mimo y goce de aura
que nace en las mas albas y altas luminiscencias
del rocío y la nieve.
Alíviame con tus verdades y mentiras,
y muéstrame hasta consumirme
hechicerías y sortilegios
de tu cuerpo cóncavo y convexo.
Porque soy hombre espinoso y solitario,
desasistido e impuro
recorriendo longitudes inmedibles,
creo en ti más que en el cielo y sus ángeles.


Quiero clavarme en tu cuerpo que rescoldo ensalma,
ahogarme en la laguna de tu cuerpo diamantino,
beber en tu pubis, senos ambrosía y vino,
y en tí enterrar las luchas que mantengo con mi alma.
Desecha imprecaciones, rebeldías, y mi calma.
Esquiva mis guerras con la muerte y el destino,
dame danzas, fulgores y vientre venusino
con cimbreos de gacela, mimbre, junco y palma.
Hora es de olvidarse de la hortiga y el espino,
momento es de bañarme en tu acequia molinera,
enclaustrarme en hierba de tu herbosa enrededadera
y en tu celda se nutre con magia de adivino.
Quiero ser simiente, arado, forja y sembradura
buscando en tu arboleda hontanar y remolino,
y afirmar mi tálamo-herramienta en tu espesura,
y olvidado de aromas que guarda la aventura,
ser carreta, yugo y fruto en tu único camino.









Sólo le pido a la vida que sepa leerme,
que entienda el origen de mis aullidos de orfanato
y azule la herrumbre de mis palabras agraces.
Me culpo de mis afluencias desorbitadas,
del desajuste tonal de mis imprecaciones y apóstrofes.
Yo también me alineo con la ternura y el rezo,
y supero la acidez de mis derrumbes
cuando la oración me acerca a la mansión de los puros.
Y aunque empalagoso exceso soy,
en la sencillez de silvestre planta encuentro felicidad
y el apoyo de esos ángeles sonrientes y graciosos
que me cobijan en su sabiduría,
cuando el relámpago y tornado me empujan y golpean
para que reventado, culpable y sollozante
me autoinculpe, huya, o me deslice hacia el abismo.
Ellos, los ángeles, nuestros ángeles que conocen
los irregulares manantiales de las almas,
engalan mi cruz,
mi atribulada ruta sombrean con árboles y delicuesciencias.
Y si el fragor del rumor infamante me clava sus colmillos,
me retiran a cabañas iluminadas con candiles.
Dejan que repose y descanse. Limpian mi carnalidad
de miedos y cobardías, y prendidos de sus alas
me llevan a losas de cementerios
que conservan la frescura de lo imposible y cierto.

De Cantos, rebeldías y llantos, Antología 1.956-1.995.
Poema completo y definitivo en El imperio de la mediocridad (2002).





Y LA LUZ SE HIZO INOCENCIA"

Que cojeen las palabras y la oración se pudra en los eriales,
que las caleras se hundan,y con los palomares se sepulten,
que el canto se haga anafrodita para que los señoritos le canten.....
Mi era ,bardal y casa ardiendo,y las campanas tocan a gloria,
estallados mis quince geranios,mis diez conejos quemados,
mis siete cabras ardiendo,y las campanas tocan a gloria,
mi fruta,trigo y matanza engullidos por mozos de brutalidad
empapados,y las campanas tocan a levantamiento y gloria,
mi corazón de niños jesus,aprendiz de escardador,carpintero
y espigador,ardiendo,y las campanas tocan a gloria.
No te asustes niño tonto,niño roto,niño sucio,niñoniño,niñocarga,
ondean triunfales banderas en carrascales,viñedos,y permitirse
no puede que las campanas victoriosas toquen a arrebato.
Canta y llora,implora y reza,no te asustes,niño roto,niñocarga,
niñoniño,el mañana ya está vistiéndose con inmortales iluminarias.
El cárabo y el cuervo profetizan peregrinación,hambre,suplicio,
muerte,entierro,y agazapados en las tinieblas copulan,nacen,crecen,
maman,aullan,y mientras tanto las campanas tocan a gloria.






Corceles,corceles vienen y con dulzainas destruyen bodegas,
donde se ocultan bandidos que preparan odio,impiedad y agonía.
Cinco años de niño roto,roto,mil novecientos treinta y ocho.
Que vienen,vienen y vienen,abuelo,galopando y disparando
caballos de la apocalipsis y urracas de quimera,sombra y luto
para sembrar azulinas en corazón de doncellas y monaguillos.
Invierno helado,invierno primavera con presagiosas cigüeñas
acunando con sus relucientes picos a miles de solitarios niños..
Sanjurjos,molas,francos,arandas y escobas de reja y fuego
blanquean los retablos para que los niños recen a leandros
y pelayos que abanderan salvaciones en escuelas y sacristías.
Cinco años de niño roto,roto,mil novecientos treintay ocho.
Lenines y psionarias con "engaños envilecen" arroyos,torrenteras
y vestidos inmaculados de comunión y boda ofrendados,bendecidos.
Y caballos enfurecidosy lenguas enfurecidas y manos enfurecidas
denostan a la canalla que niega la pureza al resplandor del blanco,
ensucian el verdor de la esperanza y tiñen de rojo-negro.
Cinco años de niño roto,roto,año mil novecientos treinta y ocho.
Que vienen,vienen y vienen,abuelo, con camiones,mulas,bueyes
para meterse en haciendas y quemar colleras y cinchas endiabladas.
Esos que vienen ,vienen,vienen para escombrar huertos,talar nísperos,
y a los niños que no rezan,ni se lavan ,ni se peinan les arrojan
a lagunas negras y a charcas encendidas con luciérnagas y antorchas
que tienen alas,cuernos,dientes de diablo y duermen en los rediles .

Y un miedo,miedo,miedo de sarampión y picaduras
engendrados en cubiles y madrigueras,se clavan en los ojos de niños rotos,
que miran,miran,miran el parpadeo enamorado de las estrellas,
el restallido de los sarmientos ardiendo y el atroplellante zizaguear
de los caballos.





Madre,madre ¿por qué nos mira la gente con despiadados ojos ?
¿ A quienes hemos manchado?¿a quien hemos robado el vino,las carrales?
¿ Por qué en la escuela,madre,me apartan cuando canto,hablo y leo?
Nuestra casa,bardal y panera arde,nuestra paja y leña de invierno arde,
y el carrillón y las campanas,que el abuelo guarda y cuida,callan,
se les condena a un silencio perpetuo,y no tocan a arrebato.
Vienen,yo les veo,con fusiles y machetes colgados de las alforjas,
mil novecientos treinta y ocho,....caballos,caballos vienen por el arenal
y la barranca,por el valladar y la hondonada llegan,apuntan,disparan,
y se alejan tiñendo de azul-dorado ermita,collado y matorrales.
Un miedo,miedo,miedo recorre el cuerpecillo del niño roto roto,
y se esconde en el espino abrazado a misericordia que resbalando
se desliza de barbechos cuidaos por las vírgenes de los carrascos.
Vienen,vienen y vienen y rompen a culatazos la aurora y el rocío,
el altar de las calandrías,la presa del molino,las hoces y rastrillos.
¿ En donde abuelo se esconden tantos escorpiones,milanos y azores,
tantas luciérnagas,tantos caballos,....¿en fuente,río,saúco,hinojo,tenada?
¿a donde abuelo?...,tu eres aguacil rezador,y un poco sacerdote,
y otro poco moje-ermitaño,y te han quemado geranios y corregüela.
¿Cuando se acaba,abuelo,el galope de estos caballos oscuros y horribles
como murciélagos?....,son de grama,granizo y trueno,abuelo,son de rayos,
abuelo,¿cuando,cuando? ¿cuando se acaba este espanto,este miedo,
este desfile de sombras que aprietan gargantasmhabla,abuelo ,¿cuando?
¿cuando,abuelo...,muerde,grita,no llores,responde,¿cuando,cuando?

Nunca se acaba la noche:luto,sombra,rezo,llanto y luto...,
y galopando,galopando se alejan los caballos.








! Ah si todos fuerais yo
y yo fuese la totalidad de vosotros!
La luz se haría hermana
del caos y la hecatombe.
No ardería solo la zarza para guías
y el cementerio sería jardín viviente
con aromas polvoreadas
sobre la putrefacción de las mentes.
Mi canto pesa como rueda de molino,
y solo me secunda por la sendas
de mi pentagrama
la babosidad de mis perseguidores.
Vivo en la espesura de un volcán,
y con un don que se reclina
en la horquilla de un árbol
abierto al feroz abatimiento
de genios sin hogar ni vino.
¿Sabeis a quienes seguís ?
¿Conoceis a quien negais?
Ni vosotros estais en mí,
ni yo comparto vuestras celdas,
porque cuando transporto mi carga
me escupís sin razón
y vuestros ojos se inyectan de furor.
Sembrais fantasmas,arácnidos miopes,
y exigís al limo
el gozo que el paraiso no pudo serviros.
Rastreais las viejas alacenas
queriendo convertir el latón en diamante,
y el latón os responde
con salmodias de bruja y sacerdotisa.
Sois pobres porque os cantan
quienes conocen vuestras vanidades
y el poder que ejercitan sobre vuestras bovinas testas.

ll

Mi riqueza es un pan redondo
con claridades y cascabeles,
dispuestos siempre a oscurecer
la usura y el adorno,
el fuego fatuo,la babosa mentira
y el artificio de la verdad que no poseis.
Estoy donde vosotros no SOIS.
Cada mañana que os apropiais,
es mi noche de inocencia,
y mi vino es más vino creativo
cuanto más se aleja
de vuestra viscosa mirada.
Cada nieve que me manchais
es mi poema más sentido,
y cuando el viento limpia
la densa capa de envidia
que en vuestros ojos se filtra,
yo asumo la embriaguez
de mi pecado y sutileza.

lll

!Ah si vosotros fuerais el diablo
y yo el ángel de la candidez!
El exterminio germinaría
como heno sobre dulce tierra
y los hombres y las fieras
que despilfarran lujosamente
el disparo de sus pistolas,
volverían para siempre a las catacumbas,
de donde saldrían puramente momificados.
Pero hoy no tengo voz,
ni es creible mi espiritual aventura,
porque acogido vivo al estimulante abrazo
de un vino seco que me transmite
su fiebre y su delirio.
Zozobra y convulsión
se hermanan con mis místicos arrebatos.
El reló vive por mí
y yo vivo su monocorde sufrimiento.
Siento el hedor de la noche
y me lavo con jabón en vino mojado.