BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

lunes, 19 de septiembre de 2011

4956.- JOSEP PIERA


Josep Piera (Beniopa, La Safor, España 1947) es poeta y narrador. La calidad de su obra lo sitúa desde muy joven como uno de los representantes más destacados de la Generación de los 70 en el País Valenciano. Impulsor de actividades culturales ."L'Any del Tirant"> y de revistas literarias -Cairell-, ganó en el año 1979 el premio Carles Riba de poesía, con El somriure de l'herba. Posteriormente, publicó Brutícia (1981), Maremar (1985) o Dictats d'amor (1991), una recopilación de su obra en verso.

Su trayectoria como narrador empieza con la novela Rondalla del retorn (1977), género que cambiará poco después por la narrativa del yo. Entre intimistas y memorialistas, sus libros, a menudo, explican viajes para adentrarse al mismo tiempo en la naturaleza personal del ser humano contemporáneo. Así, cabe citar, El cingle verd (1982), que mereció el premio Josep Pla, Un bellíssim cadàver barroc (1987), crónica de una estancia en Nápoles, y Ací s'acaba tot (1993), una búsqueda de los límites del Mediterráneo y la propia existencia.

Recientemente ha dado luz a una biografía novelada de Ausiàs March, Jo sóc aquests que em dic Ausiàs March (2000), a un libro sobre la infancia y la primera juventud, El temps feliç (2001), y Arran del precipici (2003), reescritura de El cingle verd, que incluye Estiu grec (1985) y otros textos inéditos de la época.

Josep Piera ha sido vicepresidente de la AELC y director editorial de Tres i Quatre, entre otros proyectos e iniciativas culturales. Actualmente vive en Drova, el valle de su infancia que también ha sabido conquistar el escritor maduro y experimentado.








Marina

El mar me niega los ojos de plena claridad.
¿Qué beso de sal, amor, tú no me has dado?

El mar, mancha de luz, un sendero.
No me dejes oscuro, amor, no me produzcas cáncer.

Tengo un extenso mar que regalarte.
¿No lo quieres, amor? ¿No lo quieres...? ¿No?

Me miro todo. Fuera de todo. Como siempre.
Tu nombre, amor, mi mundo.

[Traducción al castellano de Jaime Siles]





MARINA

El mar em nega els ulls de claror plena.
Quin bes de sal, amor, no m´has donat.

La mar, taca de llum, una sendera.
No em deixis fosc, amor, no em faces cranc.

Jo tinc quina àmplia mar per regalar-te.
Amor, que no la vols? No la vols...? No?

M´ho mire tot. Fora de tot. Com sempre.
El teu nom, amor, el meu món.







DESNUDO CON PAISAJE AL FONDO

Míralo, desnudo entre la broza, por las zarzas
oculto, debajo de unos pinos, como echado
de cara al trozo de cielo que ahora lo deslumbra, único
motivo humano su cuerpo en esplendor. Míralo
casi tierra de lejos y lámpara gozosa.
Una codorniz el vuelo emprende
y, extendidas las alas, quieta
se queda delante de los ojos.
El resto son montañas, márgenes, viñas,
matorrales y manchas verdosas. Húmedo de sol,
brilla un objeto en la mano caída.
Sobre la piel rosada de su juventud
unas moscas –¿el verano?– negro revoloteo.

¿Quién, de un rebaño invisible, lleva tan ligeras esquilas?

Ambigüedad del arte, antigua maravilla
en la pared inmensa de un museo te miramos
real ayer, imagen del pasado, y hoy ya pieza inútil.
Por muchos recuerdos que traigas de un paisaje
que –lo sé bien– no es ese que ahora muestras
y, sin embargo, veo lleno de palabras tan mías
que tendría de nuevo que pintarte o, mejor,
destruirte.

Translated by Jaime Siles
Antología, Edicions Alfons el Magnànim, València, 1990






NU AMB PAISATGE AL FONS

Mira’l, entre la brossa nu, pels esbarzers
ocult, dessota uns pins, com jeu
de cara al tros de cel que l’enlluerna, únic
motiu humà el seu cos esplèndid. Mira’l
quasi terra de lluny, llàntia joiosa.
Una guatla alça el vol
i, ales esteses, queda
quieta davant els ulls.
La resta són muntanyes, marges i vinyes,
matolls, clapes verdoses. Tot amerat del sol,
un objecte lluu vora la mà caiguda.
Damunt la pell rosada de jovença
unes mosques –l’estiu?– voleteig negre.

Qui, d’un ramat invisible, duu tan lleus esquellots?

Ambigüitat de l’art, antiga meravella
a la paret immensa d’un museu et miren
real ahir, imatge del passat, avui ja peça inútil.
Per molts records que dugues d’un paratge
el qual –ho sé– no és aqueix que ara mostres
i, tanmateix, hi veig farcit de mots tan meus
que hauria de pintar-te novament o, millor,
destruir-te.

Presoners d'un parèntesi, Edicions del Mall, Barcelona, 1978.










EPÍSTOLA O CANCIÓN A LA ESPERA DE MÚSICA

Amor, llama a mi puerta;
como tiembla el cristal por un instante
cuando el viento acaricia la arboleda,
así te espero yo, ofrecida palabra, gozo.
Amor, llama a mi puerta;
no te espanten los ladridos del miedo;
te espero
como sólo tú sabes, me imagino.

Nunca es larga la espera, ni es silencio,
si eres tú, amor, el que vendrá a buscarme.

¿Vendrás a verme, amor?
Otra vez al menos, una sola
si quieres, una caricia,
una palabra, verte,
y, como un fuego, oírte respirar en mi costado;
contigo sonreír, escuchar
el deseo arrugando las sábanas de todos los silencios,
dentro del tiempo de la música,
armonía de nubes al fondo de ventanas
y tus labios, amor, tus labios,
una fuente, una noria, una feria del gozo;
y las manos

y canciones y pasión y un contacto de ropa,
ligero perfume que despierta,
ventolina en verano, sólo, apenas
si un preludio de inicio al tacto de la piel.

Sabes cómo te quiero, amor amigo amado,
criatura del sueño, dulcísima ficción.

Mi mente, atenta, toda
de sentirte a su lado, de escuchar
tus palabras, precioso espejo del amor.

Llama a mi puerta, amor. Llama a mi puerta.
Todo el goce del mundo te espera entre mis brazos.
Ven.
A la hora o el día o el instante o la vida que decidas pedirme.
Tú no sabes, tal vez,
con qué urgencia hoy te llamo.
Te espero.
Llámame.
Ven.
Abrázame.

Translated by Jaime Siles
Antología, Edicions Alfons el Magnànim, València, 1990




EPÍSTOLA O CANÇÓ A L’ESPERA DE MÚSICA

Truca’m, amor, la porta;
com el vidre tremola un instant
quan el vent acarona l’arbreda,
així t’espere, jo, paraula oferta, goig.
Truca’m la porta, amor,
no t’espanten els lladrucs de la por;
jo t’espere
com només ho saps tu, em pense.

Mai no és llarga l’espera, ni és silenci,
si tu has de venir, amor meu, a cercar-me.

Vindràs, amor, a veure’m?
Una altra volta almenys, una només
si vols, una carícia,
una paraula, veure’t,
sentir-te respirar al meu costat, com un foc;
somriure amb tu, escoltar
el desig arrugant els llençols del silenci,
dintre la música del temps,
l’harmonia dels núvols al fons d’una finestra,
els teus llavis, amor, els teus llavis,
una font, una sénia, una fira de goig;
i les mans
i cançons i deler i un contacte de roba,
perfum lleuger que desperta,
un ventijol d’estiu, només, a penes
si un preludi d’inici al tacte de les pells.

Bé saps tu com t’estime, amor amic amat,
criatura del somni, delcíssima ficció.

La meua ment, atenta, tota
per sentir-te a la vora, escoltar
els teus mots, espill preciós d’estima.

Truca’m, amor, la porta. Truca’m.
Tot el gaudi del món t’espera entre els meus braços.
Vine.
A l’hora, dia, instant o vida que em demanes.
Potser no saps, amor,
amb quina urgència et faig aquesta crida.
T’espere.
Truca’m.
Vine.
Abraça’m.

El somriure de l’herba, Ed. Proa, Barcelona, 1981.












ODA A SANTORINI

El oscuro placer ardiente que yo busco
por este mar de luz y de esperanzas,
placer de ser aquel niño de estrellas
que sueño de ángel un día se sintió,
me trajo aquí, cual nave a la deriva,
hasta tu puerto de escarpadas cenizas,
luna azul del Egeo, adormecido
fuego que, como el ave, renace en su inmolar.

Isla del cielo, nacida de la llama,
yerma de verde y fértil de hecatombes,
tanto te deseaba y te quería
que, antes de poseerte en tus abismos,
cual eres yo te amaba ya, hija del alba
con viñas aferradas a la vida,
riscos de hacha, playas de lava gélida,
donde, como las rocas, el hombre llora su cantar.

Translated by Jaime Siles
Antología, Edicions Alfons el Magnànim, València, 1990




ODA A SANTORINI

El fosc delit ardent que vaig buscant
per aquest mar de llum i d’esperances,
delit de ser aquell infant d’estels
que un dia va sentir-se somni d’àngel,
m’ha dut ací, com nau a la deriva,
fins al teu port de cendres esmolades,
lluna del blau Egeu, foc adormit
com l’ocell que renaix en immolar-se.

Illa del cel, nascuda de la flama,
erma de verd, fèrtil en hecatombes,
et desitjava tant, tant t’estimava,
que abans de posseir els teus abismes
ja et volia com ets, filla de l’alba
amb vinyes arrapades a la vida,
cingles d’estral, platges de freda lava,
on l’home, com les roques, canta i plora.

Maremar, Edicions 62, Barcelona, 1985.



http://perso.wanadoo.es/lipmic/Poecat/index.htm#Segle%20XX