BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

jueves, 15 de septiembre de 2011

4886.- TERESA AGUSTÍN


Teresa Agustín (Teruel, 1962)
Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza.
Cartas para una mujer (P.U.Z, 1993), La tela que tiembla (Olifante, Zaragoza, 1998), Hombre en un jardín con lirios lilas y dos amapolas (Prames, 2003), Dos pasillos (Huerga y Fierro, Madrid, 2008). She has written in the following collective editions: Erotemas (Ayuntamiento de Zaragoza, 1980), Poemas a viva voz (IFC, Zaragoza,1988), Penúltimos poetas aragoneses (DPZ, col. Veruela, 1990), Ellas tienen la palabra. Dos décadas de poesía española (Hiperión, Madrid, 1997), Mujeres de carne y verso, (La esfera de los libros, Madrid, 2002), Yin. Poetas aragonesas1960-2010 (Olifante, Zaragoza, 2011).






La virgen suicida

También sueño que puedo dormirme en el color de las olas.
Veo un mundo imaginadamente azul, tal cual lo haría
un ciego y luego lenta desaparezco en el añil.

Distendida y frágil la lluvia se suicida desde el cielo.



Los poemas azules,
en VV.AA. Yin. Poetas aragonesas 1960-2010 (Olifante, 2010).








Me Visto Para La Luna

Me visto para la luna
que influye sobre mi único enamorado.
Me visto y salgo a su encuentro
deslizándome por entre las ruinas
que el sol ha hecho visibles durante el día,
escalo para lograr un encuentro
y canto mi miedo a los ríos salvajes
que crecen bulliciosos mientras fluye la noche.
Es el triunfo de lo invisible sobre lo visible,
es el grito el que subyace:
yo, siempre yo
y la desconocida yo.

Me visto para la luna
que influye sobre mi único enamorado.
Como Endimión, yo también la espero.







Una Mujer En La Ventana

Una mujer en la ventana,
incierta como luna navegando por el mar,
princesas destronadas que inventan historias
de reyes rojos, y mujeres sueño con labios
muertos, donde crecen las manos de los árboles.
Una niña del miedo llorando en el acantilado
mientras contempla a una ahogada.

Sólo esto vi en una noche múltiple y
dolorosa, donde un arlequín sin manos,
sin pies, volvía a colocarse entre mi sombra y el día.
Sueños desde el acantilado donde vive la iguana,
del que ya te he hablado,
y en el que he decidido insistir.





Y El Niño Aquella Noche

Y el niño aquella noche
le pidió a la niña que le odiara;
y ella, recogidas las manos en su cintura,
lloró en grieta el largo camino de la palabra,
fría de silencios y de tiempos,
de quien antes le pidiese que le amara.