BUSCAR POETAS (A LA IZQUIERDA):
[1] POR ORDEN ALFABÉTICO NOMBRE
[2] ARCHIVOS 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª 6ª 7ª 8ª 9ª 10ª 11ª 12ª 13ª 14ª 15ª 16ª 17ª 18ª 19ª 20ª y 21ª BLOQUES
[3] POR PAÍSES (POETAS DE 178 PAÍSES)

SUGERENCIA: Buscar poetas antologados fácilmente:
Escribir en Google: "Nombre del poeta" + Fernando Sabido
Si está antologado, aparecerá en las primeras referencias de Google
________________________________

miércoles, 14 de septiembre de 2011

4876.- PITIKA NTULI




Pitika Ntuli Poeta y escultor, nació en 1942. SUDÁFRICA. Su obra irradia mucha vitalidad, tiene el sello de lo experiencial y su lenguaje está al tono de la actualidad sin excluir el legado de su tradición. En uno de sus poemas expresa: Mi sonrisa/Fue para ellos como una granada/Y me la arrancaron groseramente/Mi risa/Fue un misil tierra aire/Lo detonaron en mi cuerpo/Una y otra vez/Sin embargo/Soy el niño del día después del Mañana/Conozco el valor de la verdad. Allí observamos el alcance de su poesía, la fuerza de la palabra ante un mundo adverso .Su experiencia vital en el exilio europeo de 32 años hizo posible un circuito muy radiante de poesía llamado Manzanas y Serpientes. Ha presentado su poesía acompañada de importantes músicos internacionales, entre ellos Dudu Pukwana y Mervin Africa.

Poeta Pitika Ntuli dice que en Sudáfrica campa la corrupción
Noticias EFE
Ovidio Castro Medina
Medellín (Colombia), 5 jul (EFE).- El escultor y poeta sudafricano Pitika Ntuli dijo que su país superó la segregación racial, pero sus gobernantes olvidaron al pueblo y se interesan más por el capitalismo que los ha llevado a la corrupción.
En una entrevista con Efe, Pitika (1942), opinó que en Sudáfrica se ven divisiones marcadas, ya no por el color de los gobernantes, sino porque tanto negros como blancos, tienen "lealtades pero con el dinero".
Pitika, hijo de un sacerdote y en cuya familia también hubo varios chamanes, agrega que su percepción es que a esas personas "lo único que les importa es el capitalismo", sin importar que para ello "tengan que recurrir a la corrupción" que ellos combatieron.
Recordó que para llegar a la etapa en que se superó la segregación racial fueron muchos los que lucharon "desde varias trincheras" para combatir el régimen.
"Unos lo hicieron con las armas y otros, como nosotros, con versos", recordó Ntuli, quien vivió 32 años exiliado en el Reino Unido, en donde fundó, junto con otros "revolucionarios del mundo", un centro para apoyar a grupos que querían derrocar gobiernos que no cumplían con las expectativas de los ciudadanos.
Señaló que en ese centro "hubo gente de todos los lados, de Chile, de Bolivia, de Colombia, de Palestina", que buscó "mejores horizontes para sus pueblos".
Él, que es uno de los 90 poetas invitados al XXI Festival de Poesía de Medellín, aseguró que tras la superación de la segregación racial que azotó a su país durante años, "lo que se ve es un grave problema de corrupción".
Reconoció que después del régimen segregacionista (apartheid), en Sudáfrica se registraron cambios significativos porque "las leyes progresistas permiten" relaciones más fluidas entre blancos y negros "que antes, como se sabe, no existían".
Ntuli señaló que su inclinación política lo llevó a que desde muy joven cuestionara al régimen político de su país y que los 16 años ya había estado preso en dos ocasiones.
Acosado por la situación, se trasladó a vivir a Suazilandia, un pequeño país al lado de Sudáfrica, desde donde, en compañía con otros jóvenes de su época, continuó apoyando la causa rebelde.
Entre viajes a su país y Suazilandia, Ntuli fue arrestado y enviado a la cárcel.
"Una experiencia inolvidable", recuerda ahora y que fueron días muy duros "pues fue enviado a la cárcel sin un juicio previo. Estuve un año sin hablar con nadie, sin ver a nadie".
Sin embargo, ese tiempo "de inactividad" le permitió comenzar a incursionar en campos que desarrollaría años después.
Explica que sus elementos de creación fueron el jabón y el pan que algunas veces le llevaban sus carceleros y "con ellos hacía esculturas".
Pero lo que más recuerda Ntuli, es que tuvo que deshacerse de ellos, pues "cuanto estaba sucio, se limpiaba con ellos (los jabones)" y también, "cuando sentía hambre, me comía las esculturas que había hecho con pan".
Al "devolver la película de su vida", el artista señala que mucho antes de Nelson Mandela, hubo otros que lucharon contra la segregación y fueron a parar a la isla de Robben, en donde después el líder negro pasó parte de sus 27 años de presidio por orden gubernamental.
A sus 72 años y afincando en Johannesburgo, en donde es catedrático universitario, señala que a pesar del paso del tiempo, se considera "un artista-guerrillero" porque detrás de las letras de la poesía y las esculturas "se puede esconder".
Y se puede esconder, dice, porque es un convencido de que la poesía y la escultura son subversivas por esencia y eso lo ha reflejado en sus obras tanto escritas como las que fabrica con hueso, latón, hierro y otros "tantos (materiales) que la gente deja de utilizar".
Varias de sus más recientes creaciones en escultura están compuestas por viejas carretillas y garlanchas (palas) que dispuestas de forma particular se asemejan a seres humanos. EFE